Las vacunas no llegarán a los países pobres hasta 2023 y es una noticia horrible para todos

·4 min de lectura
Las bajas tasas de vacunación de los países más pobres son una mala noticia para todo el mundo
Las bajas tasas de vacunación de los países más pobres son una mala noticia para todo el mundo

La crisis sanitaria originada por el coronavirus nos ha enseñado que ya quedan pocos problemas que no se extiendan rápidamente por todo el mundo. Los asuntos nacionales cada vez tienen menos peso y la globalización, que tantas ventajas nos ha traído, también nos muestra de manera inequívoca que no existen fronteras frente a una pandemia. Una variante del coronavirus se detecta en un lejano rincón del mundo y, en apenas un abrir y cerrar de ojos, ya se ha convertido en la cepa dominante al otro lado del planeta.

Conociendo de primera mano esta rauda expansión del coronavirus uno podría pensar que habríamos aprendido la lección, pero no es así. Los países más ricos y desarrollados siguen mirándose el ombligo, olvidando o retrasando los compromisos con el resto de naciones menos favorecidas. Así lo entiende la propia Nature que hace unos días ha publicado un potente editorial señalando que, a pesar de las promesas, las vacunas no llegarán a los países pobres hasta 2023.

El mundo necesita, como mínimo, 11.000 millones de dosis para vacunar completamente al 70% de la población mundial contra el COVID-19. Los datos globales (a fecha 05 de julio) muestran que se han administrado 3.200 millones de dosis y, aunque la tasa de vacunación aumentará a finales de año alcanzando las 6.000 millones de dosis, según las proyecciones del propio Fondo Monetario Internacional, aún nos quedaría un largo camino por recorrer.

Más allá de los compromisos y promesas internacionales, los datos son un importante reflejo del desequilibrio mundial existente. Según Nature y Our World in Data, más del 80% de las dosis se han destinado a personas de países de ingresos altos y medianos-altos y solo el 1% de las personas en países de bajos ingresos ha recibido al menos una dosis.

La noticia ofrece múltiples ángulos para analizar como el evidente aspecto social y económico, la injusticia global o la clara desigualdad presente en tantas facetas de nuestra sociedad, pero además científicamente es muy importante porque si no vacunamos rápidamente a los mayores focos de contagio estaremos lidiando y batallando con nuevas variantes del coronavirus que, finalmente, podrían tirar abajo la eficacia de las vacunas.

En estos momentos el mayor riesgo al que nos enfrentamos son las personas no vacunadas que se han convertido en una “fábrica de variantes del coronavirus”. Países con unas tasas de vacunación tan bajas son ahora el foco principal de expansión de las diferentes variantes del SARS-CoV-2 y un caldo de cultivo perfecto para que aparezcan nuevas mutaciones.

El verano pasado, una versión del virus portadora de una mutación llamada D614G viajó de Europa a Estados Unidos y luego a todo el mundo. Este cambio hizo que el virus tuviera más éxito, se replicara mejor y esa nueva versión reemplazó a la cepa original que surgió en China. Los científicos aún no habían empezado a dar nombres a las variantes pero ya se había establecido como la versión predeterminada del virus. Luego llegaron otras… la variante Alpha, detectada por primera vez en Reino Unido, mucho más contagiosa, es ahora la versión dominante en todo el mundo y en estos últimos meses volvemos a luchar contra Delta, una variante aún más transmisible que ha tomado el relevo gracias a su capacidad extra de contagiar en menos tiempo. Sin tiempo casi para respirar, ayer mismo aparecía un estudio que mostraba cómo la variante Epsilon es capaz de ofrecer resistencia frente a las principales vacunas.

En definitiva, avanzar en la vacunación de los países menos desarrollados es la mejor y más eficaz estrategia para evitar, o al menos disminuir, la aparición de nuevas variantes que ponen en riesgo la protección ofrecida por nuestras actuales vacunas. Es una cuestión de equilibrio, igualdad y solidaridad… pero también es una cuestión científicamente importante.

Más artículos importantes sobre vacunas y coronavirus en Yahoo:

Referencias científicas y más información:

Padma, T. V. «COVID Vaccines to Reach Poorest Countries in 2023 — despite Recent Pledges». Nature, julio de 2021. Nature, DOI:10.1038/d41586-021-01762-w.

Maggie Fox “Unvaccinated people are 'variant factories,' infectious diseases expert says” CNN

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente