¿Vacunarse contra el covid-19 en el muslo? Por qué eso es necesario para algunas personas

Jesús Del Toro
·4 min de lectura

Luego de recibir la vacuna contra el covid-19, una reacción común es una sensación de dolor en el brazo en el que la inyección fue aplicada, explica el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC).

Pero hay algunas personas que experimentan eso de modo diferente.

De acuerdo a The New York Times, algunas personas han sido vacunadas en el muslo, una práctica que no es la común pero que sería recomendada en ciertos casos. Se trata de quienes padecen linfedema, un padecimiento que se caracteriza por el bloqueo e inflamación de los ganglios y vasos linfáticos.

El muslo es un lugar alternativo para aplicar vacunas vía inyección intramuscular. (Getty Creative)
El muslo es un lugar alternativo para aplicar vacunas vía inyección intramuscular. (Getty Creative)

Es una enfermedad rara, pero quienes la padecen o tienen riesgo de padecerla no se recomienda que la vacuna les sea aplicada en el brazo. Según reportó el Times, en estudios clínicos tanto la vacuna de Pfizer como la de Moderna provocó en algunos participantes infamación de los ganglios en la axila, lo que duró por algunos días.

Para la enorme mayoría de las personas eso es una molestia pasajera, pero puede causar problemas a personas con linfedema o en riesgo de padecerlo, por lo que a ellos es el muslo el lugar recomendado para la inyección de la vacuna. La vacuna, además, podría perder efectividad si es aplicada en un brazo al que, como tratamiento del linfedema, se ha debido retirar quirúrgicamente los ganglios.

También se recomienda que personas que tienen o tuvieron cáncer de seno, indican médicos citados por el Times, pueden vacunarse en el muslo, pues si la vacunación en el brazo les generase inflamación de los ganglios (un síntoma en ocasiones vinculado por el cáncer), eso podría hacerles pensar que han recaído o se ha agravado su cáncer, lo que les provocaría fuerte tensión-

El Times añade que mujeres que han de practicarse una mamografía en las seis semanas posteriores a recibir la vacuna han de considerar vacunarse en el muslo o posponer la vacunación hasta después de realizarse el mamograma, pues como se indicó anteriormente un efecto potencial de la vacuna es la inflamación de los ganglios en el cuello o la axila, lo que puede ser confundido con un signo de cáncer.

Y, se añade, si la persona que ha de hacerse un mamograma prefiere vacunarse en el brazo, debe reportarlo al técnico que practique el estudio para que tenga en cuenta la posibilidad de que la detección de ganglios inflamados podría ser un efecto secundario de la inmunización.

Consultar la mejor opción con el médico

En todo caso, la conveniencia o necesidad de ser vacunado en el muslo debe ser consultada con el médico de modo individual.

Además, no todos los sitios de vacunación contra el covid-19 aplican las inyecciones en el muslo, sobre todo por el hecho de que ello requiere instalaciones para que la persona se retire, en su caso, la ropa para exhibir el muslo.

Y no todos los sitios de vacunación tienen personal capacitado para aplicar las inyecciones en el muslo, por lo que expertos citados por el Times recomiendan a quienes requieran ser vacunados de ese modo lo hagan en clínicas o farmacias y, de preferencia, avisen de ello con anticipación.

Eso es aplicable ciertamente en Estados Unidos, donde hay una diversidad de sitios para vacunarse. En otros países, será conveniente que las personas que, por condición médica, deben evitar la vacunación en el brazo consulten previamente a su médico.

En todo caso, vacunarse contra el covid-19 es de enorme importancia y por ello para la gran mayoría de la gente la vacunación en el brazo es la mejor opción. Y para quienes han de recibirla en el muslo, conversar con su médico es clave para identificar y mitigar riesgos. Vacunarse, en todo caso, es crucial pues el riesgo de covid-19 es, para los no vacunados, muy considerable y potencialmente letal.

Vacunarse en el área del glúteo no es recomendado, pues la abundancia de células grasas reduciría la absorción de la vacuna hacia los ganglios y vasos linfáticos, señalan expertos.  (Getty Images)
Vacunarse en el área del glúteo no es recomendado, pues la abundancia de células grasas reduciría la absorción de la vacuna hacia los ganglios y vasos linfáticos, señalan expertos. (Getty Images)

¿Y por qué no en el glúteo?

Los expertos explican que la vacuna está diseñada para ser inyectada en músculo, y el medicamento pasa de allí a los vasos linfáticos y a los ganglios, que son parte del sistema inmunológico, y comienza a desarrollar la respuesta de glóbulos blancos y la generación de anticuerpos. Para ello, el brazo es un lugar muy apropiado, y el muslo es una alternativa.

El glúteo, con todo, no lo sería. Aunque en el pasado, señala el Times, se vacunaba con frecuencia aplicando inyecciones en el área del glúteo, ahora se sabe que la abundancia de células grasas en esa parte del cuerpo reduce la capacidad de difusión de la vacuna hacia los vasos linfáticos y ganglios, y con ello se puede perder efectividad de la vacuna. Y también se opta por no inyectar allí para evitar lesionar el nervio ciático, indicó el Times.

Un artículo en la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos señala la importancia de que las vacunas (de inyección intramuscular) sean aplicadas en la parte superior del brazo o en el muslo.