La vacuna de Larraga contra la covid-19 es muy estable a temperatura ambiente

Agencia EFE
·3 min de lectura

Madrid, 4 ene (EFE).- El proyecto de vacuna que desarrolla en el Centro de Investigaciones Biológicas Margarita Salas (CIB-CSIC) el equipo de Vicente Larraga usa ADN, por lo que es "muy estable a temperatura ambiente. Te lo puedes llevar en la maleta a África, Sudamérica, Asia sin necesidad de cadena de frío".

Así lo indica el director del CIB-CSIC, Enrique de la Rosa, centro que tiene en marcha 19 proyectos sobre el coronavirus, entre ellos una potencial vacuna.

Ese candidato a vacuna, que utiliza un vector de ADN para que las células produzcan una proteína inmunogénica del virus del SARS-Cov-2, es "posiblemente" uno de los más sencillos, lo cual tiene "sus ventajas y sus limitaciones", dice De la Rosa en unas declaraciones distribuidas por el CIB-CSIC.

La ventaja de usar ADN -en vez de ARN-, es que "es muy estable a temperatura ambiente. Te lo puedes llevar en la maleta a África, Sudamérica, Asia, sin necesidad de cadena de frío", frente a otras vacunas que se deben conservar congeladas o, incluso, ultracongeladas.

"A lo mejor nosotros en Europa, como en Norteamérica, nos acabamos poniendo otra vacuna. Pero si la vacuna del CIB-CSIC es la que llega a África, Sudamérica o Asia, sería una gran contribución a la salud global y un gran orgullo", destaca De la Rosa.

El proyecto de vacuna que dirige Larraga utiliza la misma estrategia con la que su grupo ya ha desarrollado otra para la leishmaniosis canina.

Este candidato vacunal emplea un vector de ADN para que nuestras células produzcan una proteína inmunogénica del virus. Sería una estrategia similar a la de las vacunas de Moderna y de Pfizer, pero con ADN en vez de ARN, indica De la Rosa.

Una "posible limitación de este tipo de vacunas" es que se dirige la respuesta inmunitaria a una única proteína, y eso "va probablemente a conseguir una estimulación del sistema inmune menos completa que si utilizas un vector viral más grande, como en el caso de las otras dos vacunas del CSIC, las de Luis Enjuanes y Mariano Esteban".

Sin embargo, "la producción de los miles de millones de dosis necesarias es más fácil si hay que fabricar 'kilos' de ácidos nucleicos (ADN o ARN), que 'kilos' de virus".

Hasta el momento, la candidata a vacuna induce en animales sanos la producción tanto de anticuerpos como de mediadores de la respuesta inmune.

Ahora, explica, lo que se está intentando ver es que no solo genera una respuesta inmune, sino que cuando un ratón modelo de la covid-19 se infecta con el coronavirus, la carga viral y la afectación del animal es mucho menor cuando está vacunado que cuando no lo está.

En cuanto a las opciones de fabricación, el responsable del CIB-CSIC indica que la vacuna de leishmaniosis del grupo de Larraga se estaba produciendo en Biofabri. "Era una relación que ya existía previamente y que ahora se ha adaptado a la producción de la vacuna para la covid-19.

(c) Agencia EFE