Los problemas de la empresa de vacunas del polémico Rey de Tailandia

·4 min de lectura

En Tailandia, la empresa elegida para la fabricación de la vacuna de AstraZeneca tanto el país como para una parte del continente asiático ha sido Siam Bioscience. Una compañía casi desconocida hasta la fecha y que desde hace semanas está en boca de todos por ser propiedad del Rey del país. Aunque son pocos los que se atreven a comentar el asunto debido a las restrictivas leyes del país. De hecho, el líder opositor Thanathorn fue procesado por cuestionar la elección de esta empresa para la fabricación de la vacuna del coronavirus.

En Tailandia, la empresa que fabrica AstraZeneca es propiedad del Rey. (Foto: Chaiwat Subprasom/SOPA Images/LightRocket via Getty Images)
En Tailandia, la empresa que fabrica AstraZeneca es propiedad del Rey. (Foto: Chaiwat Subprasom/SOPA Images/LightRocket via Getty Images)

Siam Bioscience fue fundada en 2009, en tiempos del rey Bhumibol Adulyadej, padre del actual monarca Maha Vajiralongkorn. Según explica Financial Times, medio que ha publicado un amplio y detallado reportaje sobre el tema, está presidida por Jefe Aéreo Satitpong Sukvimol, que posé una acción. El resto, salvo otra que es posesión del coronel de la policía Thumnithi Wanichthanom, son del rey.

El proceso de vacunación en el país, que hasta hace solo unas semanas estaba muy poco avanzado con solo un 2% de la población inmunizada, se ha convertido en la gran promesa del Gobierno tailandés. Su Ministro de Salud, Anutin Charnvirakul, repetía hace solo unos días que su objetivo de vacunar al 70% de una población de 70 millones antes de fin de año sigue vigente. “Las vacunas serán la clave para reabrir el país al turismo, rehabilitar la economía y volver a la vida normal. Serán la fuerza que impulse al país hacia adelante con seguridad y sostenibilidad”, ha declarado el primer ministro Prayuth Chan-ocha.

Sin embargo, su plan se ha encontrado con varios problemas, empezando por los retrasos y la disminución de la cantidad de viales. Algo que, en el caso de AstraZeneca no es nuevo y que tiene a la farmacéutica envuelta en un batalla legal con la Unión Europea. Pero, sobre todo, los problemas de Siam Bioscience tienen que ver más con una cuestión de imagen por quién está detrás de la compañía. Algunos medios tailandeses se han atrevido incluso a calificar de “caótico” el lanzamiento del proceso de vacunación hecho a bombo y platillo por el Gobierno. 

Aún así, señala FT, son pocas las voces que se levantan en contra o cuestionan lo que ocurre “abiertamente”. Como recuerda este diario, cualquier cosa que sea considerado un insulto a la familia real puede ser susceptible de ir a juicio y acarrear una pena de hasta 15 años de prisión. 

Algunos de los principales afectados por los problemas con esta vacuna han sido Filipinas, Taiwán y Malasia, países que depende de Siam Bioscience y que aseguran haber sufrido retrasos en la entrega o reducciones en la cantidad acordada.

Especialistas en Derecho consultados por FT han declarado que desde AstraZeneca “habrían tenido que estar al tanto de la política en Tailandia y las implicaciones de firmar un contrato con una empresa propiedad de un palacio” y han calificado de “error” el contrato. Y, aunque es legal, señalan que puede provocar problemas de imagen. 

Michael O'Kane, director de delitos comerciales del bufete con sede en Londres Peters & Peters, reconoce que “una evaluación de los riesgos potenciales tendría que centrarse en factores tales como cómo se adjudicó el contrato, el proceso de licitación, cualquier posible ventaja indebida otorgada a la empresa del Rey, si se excluyeron los competidores, etcétera”. Y añade que “dadas las preocupaciones sobre el estado de derecho en Tailandia, sin duda se le habría aconsejado a AstraZeneca que actuara con mucho cuidado, participando en una diligencia debida mejorada y siguiendo sus políticas internas de cumplimiento”, aunque puntualiza que “durante una pandemia, la velocidad es fundamental”.

Las vacunas salen de su fábrica en camiones con el lema “hecho en Tailandia para Tailandia y el sudeste asiático”, pero lo cierto es que nunca antes se había enfrentado a un reto como el de fabricar vacunas y su nombre no era uno de los que aparecía en la lista del plan del propio gobierno a principios de 2020. Ahí se habían incluido las que consideraban preparadas para la fabricación, estudio y desarrollo de las vacunas del coronavirus. 

Desde AstraZeneca han declarado que “todos nuestros socios de fabricación tienen que cumplir con los rigurosos requisitos de la industria antes de que se les conceda una licencia. Siam Bioscience surgió como la mejor opción debido a sus modernas instalaciones, experiencia técnica y la disponibilidad de sustancia farmacéutica grande e integrada y capacidad de llenado y acabado con poca antelación”.

EN VÍDEO | La Casa Blanca admite que no logrará su meta de vacunación para el 4 de Julio

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente