Vacuna contra el coronavirus: habló Esteban Corley, director del laboratorio mAbxience Argentina

LA NACION
·4 min de lectura

La Argentina producirá la vacuna que está desarrollando la Universidad de Oxford para combatir al coronavirus, tal como anunció el presidente Alberto Fernández. Esteban Corley, director del laboratorio mAbxience Argentina, una de las entidades involucradas, destacó "la voluntad" de las autoridades nacionales para que se produzca este avance, y proyectó: "Seguramente, vamos a tenerla, en condición comercial, en el primer semestre del año que viene, en enero o febrero".

Corley explicó que la Argentina no tendrá prioridad en la distribución de la vacuna. "Se va a hacer con lineamientos muy cuidados de prioridad porque la intención de AstraZeneca es hacer una distribución equitativa en todos los países de América Latina".

En diálogo con A24, el virólogo estimó que se producirán entre 20 y 23 millones de dosis por mes en la primera etapa. "La intención es luego duplicarlo y llegar a 50 millones", dijo, y especificó que, tal como indican los análisis de AstraZeneca, "hay una necesidad primaria de unas 250 millones de dosis en la región". El director de mAbxience Argentina dijo que "en esencia" están "listos para empezar".

Vacuna contra el coronavirus. Alberto Fernández: "Vamos a poder acceder entre seis y 12 meses antes"

En línea con lo que dijo Ginés Gonzalez García, quienes tendrían prioridad para recibir la vacuna son los mayores de 60, los trabajadores de la salud, las fuerzas de seguridad y aquellos que se consideren "de riesgo"; es decir, alrededor de 12 millones de personas. "El Estado se tendría que hacer caso de los vulnerables".

Según resaltó, hasta ahora se probó que con una sola dosis la cobertura ya es del 91%. "Se le hizo una segunda vacunación a un subgrupo y ahí fue del 100%, lo cual es inusual". De todos modos, aclaró que la respuesta también depende de cada organismo.

Corley resaltó que nunca había visto un foco de contagio de tanta intensidad como el que se produjo con el coronavirus, y dijo que aún no se sabe cuánto tiempo durará la inmunidad. "Los anticuerpos siempre bajan con el tiempo, pero eso no quiere decir que no estés protegido, lo que importa es la memoria del organismo".

El especialista detalló cuál será el trabajo que hará la Argentina en este desarrollo: "Nosotros vamos a producir el antígeno de la vacuna. Ese inmunógeno luego irá a México y será puesto en las jeringas o en los viales multidosis, que es una de las cosas que se hace cuando hay que vacunar en caso de pandemia. Se hacen frascos multidosis para poder ir a los centros de vacunación".

Coronavirus: el primer argentino en recibir la vacuna de Oxford cuenta su experiencia

Sobre el hecho de que estaría disponible el primer trimestre de 2021, Corley dijo: "Vamos a trabajar con toda la celeridad del caso. Esta vacuna está en la fase tres de estudio y se piensa que a fines de octubre, primeros días de noviembre estarán los resultados definitivos de su eficacia".

Para él, una de las ventajas es que, por la prefinanciación que permitió la Fundación Slim y el hecho de que las entidades involucradas trabajan "a costo", están pudiendo ganar tiempo para que, una vez que se valide, puedan abastecer a los países latinoamericanos más rápidamente. "La gran apuesta que estamos haciendo todos es que estamos produciendo a riesgo. A esta altura, uno ya tiene una sospecha bien fundada de que el resultado va a ser exitoso, pero de todas formas tiene que tener resultados y cada país tiene que autorizarla".

En cuanto a la relación con la Universidad de Oxford, explicó que recibirán de esta institución "la tecnología para producir el antígeno vacunar". Según profundizó, la vacuna contiene adenovirus de chimpancé con la proteína a partir de la cual se buscará neutralizar el virus.

Así funcionan las vacunas en carrera contra el coronavirus

"Casi todas las vacunas que estamos viendo apuntan a las proteínas [del SARS-Cov-2] para poder generar en nuestros organismos una respuesta inmune. Es decir, estimula el organismo con esa proteína, pero sin el virus que es el que causa el daño. Así, el organismo monta una respuesta inmune y cuando realmente llega el virus, ya está preparado y tiene una memoria inmunológica".

En el caso de esta vacuna, la respuesta inmune sería tanto humoral como celular. Esto - remarcó- es necesario para que la neutralización del virus sea efectiva y duradera.

En otro tramo de la entrevista, Corley habló de la vacuna rusa."No tengo un prejuicio, pero no me pondría nada que no conozco en detalle. Es un poco incómodo para la comunidad científica no estar informados como ocurre con el resto de las vacunas, pero al momento de cruzar la frontera van a tener que mostrar toda la información. Estoy seguro de que todas las autoridades latinoamericanas saben qué mirar y que lo que aprueben va a ser efectivo".