La mala comunicación de Sanidad con la vacuna AstraZeneca está convirtiendo una decisión correcta en descontento general

Javier Peláez
·4 min de lectura
La Ministra de Sanidad Carolina Darias durante una rueda de prensa | Borja Puig de la Bellacasa/Xinhua /Getty
La Ministra de Sanidad Carolina Darias durante una rueda de prensa | Borja Puig de la Bellacasa/Xinhua /Getty

No es fácil juzgar la actuación de nuestros responsables y gestores políticos en una situación tan excepcional e insólita como la crisis sanitaria mundial desatada por el SARS-CoV-2. Desde el inicio de la pandemia las Administraciones locales, los Ayuntamientos, las Comunidades Autónomas y por supuesto el Gobierno nacional se han enfrentado a multitud de dilemas y decisiones complejas que, con el paso del tiempo, se pueden valorar más profundamente como correctas o erróneas. Vivimos encima de una montaña rusa de subidas y bajadas, de afortunados aciertos, posturas polémicas y claras equivocaciones que se suceden diariamente y a un ritmo vertiginoso.

Sin embargo, lo que resulta incomprensible es convertir una resolución adecuada en todo un despropósito simplemente porque no se explican bien las razones y argumentos. Este ha sido el caso del Ministerio de Sanidad y el reciente cambio en la estrategia de vacunación de AstraZeneca.

Ayer miércoles, 7 de abril, la ministra de Sanidad Carolina Darias, después de reunirse con el Consejo Interterritorial, comparecía en rueda de prensa para anunciar que la vacuna de Oxford/AstraZeneca se reservará para las personas entre 60 y 65 años. Esta decisión llega tras un acuerdo con la gran mayoría de Comunidades Autónomas, con la única excepción de Madrid que se ha opuesto, o Ceuta y País Vasco que se han abstenido. Es una decisión lógica y resulta correcta. Algunos sugieren que se podría ampliar aún más el rango de edad, pero en base a los datos disponibles podemos afirmar que es una opción adecuada. De hecho, esta decisión de administrar la vacuna de AstraZeneca a mayores de 60 años también se ha tomado en otros países, como Italia que lo acaba de anunciar hoy mismo.

Y aquí llega la gran metedura de pata. La mala comunicación del Ministerio que dirige Darias, la ausencia de argumentos y explicaciones durante la rueda de prensa ha convertido este anuncio en motivo de descontento general. El ejemplo más claro de este desbarajuste son los cientos de comentarios, dudas y enfado que ha suscitado el Ministerio al anunciarlo en twitter.

Con lo fácil que hubiera sido explicar que el desarrollo de AZ presenta una mejor eficacia y muchos menos riesgos en esos rangos de edad. Tan sencillo como eso. Empecemos pues por ahí, por explicar que la vacuna de AstraZeneca muestra menos riesgos en edades más avanzadas y una eficacia más alta.

(Exposicón baja de riesgo) Balance de beneficios (izquierda) y riesgos (derecha) de la vacuna AZ en función de la edad | Winton Centre for Risk and Evidence Communication de la Universidad de Cambridge con datos de MHRA
(Exposicón baja de riesgo) Balance de beneficios (izquierda) y riesgos (derecha) de la vacuna AZ en función de la edad | Winton Centre for Risk and Evidence Communication de la Universidad de Cambridge con datos de MHRA

Estas gráficas, publicadas por la directora del Winton Centre for Risk and Evidence Communication de la Universidad de Cambridge, utilizan los datos de la Agencia reguladora del medicamento de Reino Unido (MHRA) y representan el balance de beneficios y riesgos de la vacuna de AstraZeneca a diferentes edades y con diferentes niveles de exposición al virus.

(Exposición media de riesgo) Balance de beneficios (izquierda) y riesgos (derecha) de la vacuna AZ en función de la edad | Winton Centre for Risk and Evidence Communication de la Universidad de Cambridge con datos de MHRA
(Exposición media de riesgo) Balance de beneficios (izquierda) y riesgos (derecha) de la vacuna AZ en función de la edad | Winton Centre for Risk and Evidence Communication de la Universidad de Cambridge con datos de MHRA

A la izquierda de todas estas infografías se muestran los beneficios potenciales mediante la prevención de hospitalizaciones según la edad. A la derecha se muestra los posibles riesgos y daños también en función de la edad.

(Exposición alta de riesgo) Balance de beneficios (izquierda) y riesgos (derecha) de la vacuna AZ en función de la edad | Winton Centre for Risk and Evidence Communication de la Universidad de Cambridge con datos de MHRA
(Exposición alta de riesgo) Balance de beneficios (izquierda) y riesgos (derecha) de la vacuna AZ en función de la edad | Winton Centre for Risk and Evidence Communication de la Universidad de Cambridge con datos de MHRA

Con los números en la mano, la vacuna AstraZeneca despliega su mayor eficacia en rangos de edades superiores a los 60 años, y además representa un menor riesgo en esas edades. Por tanto, la decisión del Ministerio de Sanidad y del Consejo Interterritorial de Comunidades Autónomas se ajusta a los datos disponibles y parece la mejor decisión en este momento.

Sin embargo, la falta de vocación divulgadora, la ausencia casi total de argumentos y explicaciones, y en definitiva la poca preocupación del Ministerio de Darias para que el público comprenda las resoluciones adoptadas, ha terminado convirtiendo una decisión lógica y correcta, en todo un desbarajuste de dudas y acusaciones. Las personas menores de 60 años que ya ha recibido una dosis de AstraZeneca se preguntan qué pasará con ellas… el Ministerio dice que ya contestará a eso más adelante. Aquellos que no se fían de la vacuna después de las idas y venidas de los últimos días, ahora desconfían aún más… el Ministerio no ayuda tampoco en eso. Si quieren saber cómo convertir un acierto en un grave error gracias a la mala comunicación, aquí tienen un ejemplo de libro.

Más historias y noticias importantes sobre COVID-19 en Yahoo:

Referencias científicas y más información:

Winton Centre for Risk and Evidence Communication, Universidad de Cambridgge "Communicating the potential benefits and harms of the Astra-Zeneca COVID-19 vaccine"

Vídeo | Una mujer de 104 años supera la Covid por segunda vez en menos de un año