Las vacaciones de los rusos en Crimea entre aviones de combate y barcos de guerra

La guerra de Ucrania sigue su curso y ya cumple cinco meses. Un conflicto que ha cambiado de manera radical la vida en ambos países. En el caso de los rusos, las sanciones, la falta de conexiones aéreas y los problemas económicos han provocado que los destinos turísticos europeos más populares sean imposibles.

De esta manera, la alternativa que les queda es Crimea, la península que perteneció a Ucrania hasta que en 2014 fue ocupada por los rusos. Allí, las personas disfrutan de las playas, aunque los aviones de combate que sobrevuelan la península y los buques de guerra en la bahía recuerdan que la guerra sigue cerca.

Tanto es así, que el frente de combate se encuentra a apenas 300 kilómetros y es todo un riesgo llegar hasta Crimea. Con el espacio aéreo cerrado, solo un puente comunica el territorio con la Rusia continental. Y este podría convertirse en objetivo militar de Ucrania.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente