‘V-Men’, la red de espías nazis que trabajaron para los EEUU durante la Guerra Fría

·4 min de lectura

En las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial, numerosos fueron los militares y científicos alemanes a los que se reclutó por parte de los Estados Unidos para que trabajaran en los planes de contraespionaje y carrera espacial del gobierno norteamericano, a cambio de librarse de ser juzgados por su pasado y colaboración con el régimen nazi del Tercer Reich.

Tras la IIGM, el nazi Reinhard Gehlen -en el centro- dirigió una red de espías, conocida como ‘V-Men’, que trabajó al servicio de los EEUU (imagen vía Wikimedia commons)
Tras la IIGM, el nazi Reinhard Gehlen -en el centro- dirigió una red de espías, conocida como ‘V-Men’, que trabajó al servicio de los EEUU (imagen vía Wikimedia commons)

Uno de aquellos militares captados por EEUU fue Reinhard Gehlen, quien había llegado a ocupar el cargo de mayor general en la Wehrmacht (Fuerzas Armadas alemanas), tras haber sido detenido al rendirse frente a las tropas estadounidenses.

Gracias al importante cargo que había ocupado, Reinhard Gehlen era poseedor de numerosa información acerca de los soviéticos, que, a partir de aquellos momentos, pasaba a ser el enemigo a combatir por los EEUU.

Gehlen se convirtió en un elemento de gran valor para los intereses estadounidenses por la gran cantidad de información que poseía, además de la red de ciudadanos afines a él que podrían serle de utilidad para trabajar como espías. Además, como muestra de confianza, el militar nazi proporcionó a los responsables del servicio de inteligencia americana una lista de varios agentes de la OSS (acrónimo de ‘Office of Strategic Services’, Oficina de Servicios Estratégicos, antecesora de la CIA) que pertenecían al Partido Comunista, pudiendo ser estos detenidos y juzgados por traición.

Tras un breve periodo en los Estados Unidos (donde recibió formación e instrucciones pertinentes) Reinhard Gehlen fue enviado de vuelta a Alemania (en aquellos momentos ya dividida en dos bloques), con el fin de crear una red de espionaje.

Gracias a los contactos que poseía de la época en la que estuvo al frente de la Wehrmacht, pudo reclutar inicialmente a cerca de trescientos cincuenta agentes que ya habían trabajado anteriormente para el espionaje nazi del Tercer Reich y que a partir de aquel momento lo harían para los Estados Unidos.

Gehlen montó una organización industrial que le sirvió de tapadera y a través de la cual logró fichar a cerca de cuatro mil ‘Vertrauensmann’, llamados en inglés ‘V-Men’ y cuyo significado literal era ‘hombres de confianza’.

Los agentes V-Men estaba formada por informadores y personas de total confianza que ya habían colaborado anteriormente con el Tercer Reich y la mayoría de sus integrantes, que formaban parte de lo que se denominó como ‘Gehlen Org’ (abreviatura de Gehlen Organization y frecuentemente referenciada como 'The Org') ya habían colaborado con anterioridad con la Gestapo y el Servicio de Seguridad alemán (SD).

Incluso, hubo varias decenas de miembros que se encontraban en prisión (tras los correspondientes juicios celebrados al acabar la IIGM) que fueron puestos en libertad mucho antes de cumplir sus condenas con el fin de que formasen parte de los V-Men.

Esta extensa red se dedicó a espiar y boicotear objetivos pro-soviéticos tanto en Alemania Occidental como en la parte Oriental bajo la millonaria financiación de los Estados Unidos, quienes destinaban grandes cantidades para que los miembros de la Organización Gehlen operasen sin ningún tipo de contratiempo.

Cabe destacar que numerosas son las autobiografías, que se han publicado con los años, de exmienbros de la CIA o el entonces gobierno estadounidense que indican que el haber contado con nazis para llevar sus planes contra el comunismo soviético, durante la Guerra Fría, fue algo efectivo pero de lo que se arrepienten, debido a que debían haber pagado por sus crímenes de guerra o de lesa humanidad durante los años del Tercer Reich. Pero también hay quien ha defendido el haber contado con los servicios de Reinhard Gehlen y su red de espías V-Men, debido a que el beneficio obtenido por éste era muy superior al daño que causó en el nazismo.

El 1 de abril de 1956, once años después de finalizar la Segunda Guerra Mundial y otros tantos desde que se inició el periodo de Guerra Fría que enfrentaba a los dos bloques, se fundó en la República Federal de Alemania la ‘Bundesnachrichtendienst’, dirigida por Reinhard Gehlen hasta 1968.

La Bundesnachrichtendienst es una agencia de inteligencia sobre asuntos y amenazas extranjeras en Alemania que todavía sigue en funcionamiento y, actualmente, la sede central ubicada en Berlín es considera como la ‘sede de inteligencia más grande del mundo’.

Existen constancias de que Reinhard Gehlen y sus V-Men, tanto desde ‘Gehlen Org’ como de la Bundesnachrichtendienst, además de espiar para los intereses estadounidenses también se dedicaron a facilitar nuevas identidades y la huida a otros países a cientos de exnazis perseguidos por sus crímenes cometidos durante el Tercer Reich o la IIGM a través de ODESSA (la red secreta encargada de gestionar esas huidas), todo ello bajo el amparo y visto bueno de los EEUU.

Fuente de la imagen: Wikimedia commons

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente