VÍDEO | El reclamo de unos delfines para recuperar la relación perdida con los humanos durante la pandemia

Muchos animales salvajes han aprovechado la ausencia de actividad humana durante el confinamiento para campar a sus anchas por ciudades, puertos u otros emplazamientos.

Así, hemos podido ver osos trepando por edificios en algunas localidades italianas, canguros saltando por las calles vacías de las metrópolis de Australia o leones marinos frente al garaje de una casa en los Estados Unidos.

Pero hay animales que parecen echar de menos la interacción con los seres humanos. Es el caso de un grupo de delfines jorobados que, antes del confinamiento, acudían diariamente a un café ubicado a la orilla de la localidad de Tin Can Bay, en Queensland, Australia.

Los responsables y los clientes del Barnacles Café los recibían todos los días con los brazos abiertos, jugaban con ellos y los alimentaban. Pero la cuarentena decretada por el gobierno del país a consecuencia de la crisis sanitaria obligó a cerrar temporalmente el establecimiento, con lo que también cesó esta actividad.

Los animales parecen haberse dado cuenta de la situación y desde hace unos días acuden al lugar con una serie de objetos marinos que depositan en la orilla. Los responsables del establecimiento creen que se trata de un reclamo de los delfines para recuperar la relación y el hábito perdido.

Así lo expresan a través de un mensaje que comparten en su cuenta de Facebook: “El grupo nos ha traído obsequios, mostrándonos cuánto les falta la interacción y atención pública”.

Una serie de fotografías ilustran el mensaje. En ellas aparecen estos mamíferos en la orilla de la playa en la que se encuentra el local portando esponjas marinas, botellas con percebes incrustados y piezas de coral.

Algunos expertos en delfines consideran que esta acción puede estar motivada por la nostalgia que les produce la interrupción de la rutina, pero aseguran que es más probable que se trate de un comportamiento de juego.