El vídeo que nos devuelve a la dureza con la que el Covid está golpeando al mundo

El coronavirus no da tregua y el número de casos sigue ligeramente al alza en España desde Semana Santa. A pesar de esta tendencia, no se está produciendo “un efecto excesivo” a consecuencia de la movilidad y los contactos durante estos días festivos, tal y como ha apuntando recientemente el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón.

Así lo indican las cifras recogidas en las últimas horas sobre la evolución de la pandemia en nuestro país, que tienden a una cierta “estabilización”. Según el último informe del Ministerio de Sanidad, la incidencia se sitúa en 230 casos por cada 100.000 habitantes y la presión en las ucis es del 22,4%. Lo peor son los más de 21.000 contagios y las 121 muertes del fin de semana.

Estas cifras nos meten de lleno en la cuarta ola pero los expertos aseguran que no será tan agresiva como las anteriores. Una situación que contrasta con la de algunos de los países de nuestro entorno como Alemania donde se han notificado 297 muertes en las últimas 24 horas.

Pero donde la situación es realmente grave es en algunos países de América Latina como Colombia. Allí, las autoridades sanitarias reportaron 16.871 nuevos casos y 397 decesos durante la jornada del domingo y advirtieron de que la situación puede empeorar. Esto ha llevado a las autoridades a implementar más restricciones en grandes urbes como Barranquilla o Bogotá, que permanece en alerta roja hospitalaria.

Precisamente en Barranquilla, se pueden apreciar los estragos de la Covid a pie de calle. Así lo muestra un vídeo compartido por un usuario de Twitter en el que aparecen varios vehículos funerarios circulando en fila por una vía de la ciudad con fallecidos por Covid en su interior.

“Van diez muertos en fila mi hermano, diez”, asegura el autor de la grabación. “Voy a frenar aquí para que ustedes vean que es realidad. Les pregunté a los señores que van ahí y es de Covid”, añade.

En la secuencia, grabada desde un automóvil, se ven varias furgonetas con los cristales tintados y las luces de emergencia puestas avanzando por el carril izquierdo junto a lo que parecen ser vehículos de familiares.

“Hasta cuándo mi hermano. Dios mío. Llévate esto señor. Mientras que siguen llegando”, se lamenta el hombre que graba la imagen. “Si ayer fueron 56 muertos, hoy serán más. Triste, triste, mi hermano”, concluye.

Las imágenes son escalofriantes y un fiel reflejo de la realidad que viven países como Colombia donde la vacunación avanza a un ritmo muy lento, hacen frente a la Covid con escasos recursos y donde la ocupación de las ucis supera el 90% en ciudades como Medellín o Cali.