Tres víctimas de ETA apoyan el acercamiento de presos de la banda a sus lugares de origen

·4 min de lectura
BILBAO, EUSKADI, SPAIN, SPAIN - JANUARY 08: People at the rally called by Sare in favor of ETA prisoners, on January 8, 2022, in Bilbao, Basque Country, Spain. The citizen network Sare has called different acts to ask for the rapprochement of all ETA prisoners, as well as the unblocking of the progression from the second to the third degree, the enjoyment of penitentiary permissions and the granting of parole. This year, due to the pandemic, their traditional demonstration at the beginning of the year in Bilbao will be distributed in dozens of localities. The associations of victims of terrorism have asked the Justice to suspend the acts for glorification of terrorism. (Photo By H.Bilbao/Europa Press via Getty Images)
Mnifestantes congregados por Sare en Bilbao en favor del acercamiento de los presos de ETA. (Foto: H.Bilbao/Europa Press vía Getty Images)

Tres víctimas de ETA, Robert Manrique, Naiara Zamarreño y Rosa Lluch, han mostrado este sábado su acuerdo con el acercamiento de los presos de la banda terrorista a prisiones próximas a sus lugares de origen por ser un paso que permite la ley.

Lo han hecho en una mesa redonda organizada por Sare, la red de apoyo a los reclusos de ETA convocante de las manifestaciones de esta tarde, en la que además han reclamado "reconocimiento y justicia" para todas las víctimas de la violencia, también las causadas por los GAL y por las Fuerzas de Seguridad del Estado.

Manrique, víctima del atentado de Hipercor; Rosa Lluch, hija del exministro socialista Ernest Lluch, al que ETA mató en Barcelona, y Naiara Zamarreño, hija del concejal del PP Manuel Zamarreño, asesinado por ETA en Errenteria, han participado en la mesa redonda junto a Maider García, hija de Juan Carlos García Goena, asesinado por los GAL en Hendaya (Francia), e Idoia Zabalza, hermana de Mikel Zabalza, muerto cuando se encontraba detenido por la Guardia Civil en la Comandancia de San Sebastián. 

Lluch ha señalado que si las normas dicen que los presos pueden ser trasladados "no hay nada que discutir". "Para mí, no aplicar la ley es una forma de violencia. Hay que aplicar la ley porque la violencia siempre es condenable y nunca comprensible", ha añadido.

Robert Manrique ha señalado, por su parte, que "la normativa penitenciaria está para cumplirse": "Si se recomienda el acercamiento de los delincuentes, en este caso de terroristas, no tengo ningún problema. Eso sí, siempre que cumplan su condena".

Zamarreño ha dicho que es "legítimo" que los reclusos de ETA "reivindiquen su derecho a estar cerca de su familia", y ha expresado el deseo "utópico" de que éstos, "una vez que se reinserten", se conviertan en "los primeros deslegitimadores de la violencia". 

"Los expresos podrían ayudar y sanar heridas de muchas víctimas que tienen derecho a la verdad", ha asegurado.

Los tres han denunciado la "instrumentalización" que entienden que se hace de las víctimas de ETA por parte de los responsables políticos. "Un uso partidista constante del dolor ajeno", en palabras de Manrique, o "una utilización abusiva, y muchas veces casi pornográfica, del dolor", según Rosa Lluch. "Hablan en nuestro nombre, pero nadie nos pregunta qué sentimos y qué necesitamos", se ha quejado la hija del exministro del PSOE.

Zamarreño ha señalado que es necesario que se siga hablando de ETA, pero "no con fines políticos", sino para contribuir a "sanar las heridas de las víctimas". 

Maider García tiene la sensación de que se está queriendo "pasar página demasiado rápido". "Se están saltando muchísimas páginas y las víctimas del Estado somos las grandes olvidadas", ha destacado esta víctima de los GAL.

Tras ella, Idoia Zabalza ha puesto de relieve el "ostracismo" en el que ha estado durante años el caso de su hermano, cuyo cadáver apareció en 1985 en el río Bidasoa días después de haber sido detenido por la Guardia Civil.

Manrique ha hablado de la necesidad de que se "esclarezcan" los crímenes cometidos en los años de violencia en Euskadi, pero "todos, no sólo los de ETA", y de la necesidad de "tender puentes". "Trabajar juntos para que no vuelva a pasar lo que hemos pasado nosotros es la mejor manera de avanzar", ha afirmado.

"Desde fuera no se visibiliza lo que se está haciendo aquí (en Euskadi). Parece que hay gente a la que no le interesa que se visibilice que aquí se están reconstruyendo puentes y aquí se está avanzando", ha opinado Lluch. 

Para Maider García, ha sido "muy importante" poder contar su experiencia en las aulas: "Es vital que los chavales sepan lo que ocurrió aquí pero contando todas las versiones. Y eso se debería trasladar a toda España".

"Hay que aprender de una vez que las víctimas somos todas iguales, Y no hay que cuantificar, porque hemos sufrido todas por igual. Necesitamos un reconocimiento, yo lo necesito para poder avanzar por que las víctimas de los GAL no tenemos nada, como también hay víctimas de ETA con las que no se ha hecho justicia", ha aseverado.

VÍDEO | 10 años sin ETA

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente