Las víctimas del atentado de Niza se preparan para el juicio contra los presuntos colaboradores

·2 min de lectura
Las víctimas del atentado de Niza se preparan para el juicio contra los presuntos colaboradores

En los jardines de Villa Masséna, decenas de fotos adornan el monumento que conmemora a las víctimas de los atentados de Niza de 2016. El 14 de julio, el tunecino Mohamed Bouhlel irrumpió con un camión en el Paseo de los Ingleses poco después de que acabaran los tradicionales fuegos artificiales de la fiesta nacional y atropelló a numerosas personas, dejando 86 víctimas mortales y 434 heridos. Acto seguido, la policía abatió al conductor.

Este lunes 5 de septiembre, seis años después de esta tragedia, comenzarán los juicios en París contra 7 personas acusadas de haber ayudado presuntamente al terrorista del atentado.

Bruno Razafitrimo perdió a su esposa en el ataque y desde entonces, ha criado solo a sus dos hijos. Aún no sabe si acudirá al juicio, pero asegura que tanto él como sus hijos no olvidan lo ocurrido:

"Sí, les interesa y no se olvidan. Hace poco que han empezado a superarlo, pero basta con hablarles del 14 de julio para que revivan el momento. Así que sí, todavía lo recuerdan todo bien", confiesa Razafitrimo.

Un paso que ayudará a sanar heridas

Hager Ben Aouissi y su hija vivieron de cerca los atentados. En marzo, Aouissi fundó la asociación "Un camino para los niños", dedicada a ayudar a los menores, que al igual que su hija, hacen frente a diario a las secuelas emocionales provocadas por este trauma emocional. Hager espera que el juicio ayude a sanar las heridas.

Aouissi explica: "Lo poco que nos pueda aportar este juicio tenemos que aprovecharlo. Porque es un paso en este camino de recuperación, que es muy complicado porque estamos viviendo vidas muy dañadas. El hecho de poder hablar en el momento del juicio es algo que no podemos pasar por alto".

Tensiones hacia la comunidad musulmana

Para el historiador Yvan Gastaut, esta tragedia afectó especialmente a la comunidad musulmana de Niza, muy presente en la ciudad.

"En los días siguientes, hubo múltiples tensiones entre comunidades, entre los desafíos que esto podría representar. En particular en una comunidad que era a la vez objetivo y víctima: los musulmanes. Los musulmanes de Niza, muy presentes en la ciudad, no necesariamente en el centro, sino en la periferia. Hubo muchas víctimas musulmanas durante este dramático episodio, y al mismo tiempo, los musulmanes han sido muy estigmatizados junto con el terrorista. Y este es un tema central en la ciudad, cuyas consecuencias aún no se han resuelto".

Seis años después de los atentados, el recuerdo de la tragedia sigue en el Paseo de los Ingleses; y aunque la población no halle consuelo en el juicio de este lunes, este permitirá tanto a las víctimas como a la ciudad dar un paso hacia delante.