La víctima de la violación de Igualada asegura que no recuerda nada

·2 min de lectura
Furgón de los Mossos d'Esquadra. Imagen de archivo (Photo: NurPhoto via Getty Images)
Furgón de los Mossos d'Esquadra. Imagen de archivo (Photo: NurPhoto via Getty Images)

Furgón de los Mossos d'Esquadra. Imagen de archivo (Photo: NurPhoto via Getty Images)

La joven de 16 años víctima de una violación la noche del 1 de noviembre al salir de una discoteca de Igualada (Barcelona) ha asegurado este martes ante el juez que investiga el caso que no recuerda nada de la agresión.

Tras su declaración de 15 minutos en el Juzgado de Instrucción 4 de la localidad este martes, su abogado, Jorge Albertini, ha explicado a los medios que se ha aceptado la declaración de la víctima como prueba preconstituida, para que no tenga que repetir su declaración y “no generar una doble revictimización”.

Según el abogado, la joven ha detallado con quien había salido de fiesta esa noche, pero que “a partir de ahí no recuerda más”, y ha relatado lo que ha vivido estos meses tras la agresión, las noches de terror e insomnio –ha dicho– y el tratamiento al que está sometida.

Albertini ha asegurado que la joven –que ha declarado por videoconferencia, asistida por psicólogos– ha pasado meses “realmente dolorosos y críticos”, y ha vaticinado que habrá fecha de juicio en poco tiempo.

El secretario general de la Federació Catalana d’Associacions d’Activitats de Restauració i Musicals (Fecasarm), Joaquim Boadas, que ejerce de acusación popular en el caso, ha explicado en declaraciones a Europa Press que la menor en su declaración ha alegado que “no recuerda nada hasta 10 días después de la agresión”.

“Pasotismo” del agresor

Asimismo, ha asegurado que el presunto agresor, presente en el juzgado durante la declaración telemática de la víctima, ha mostrado un “pasotismo total, no ha mostrado ni un mínimo de arrepentimiento”.

“No entiendo cómo se puede mostrar tan poca sensibilidad. No merece estar en la calle y compartir espacios con nadie, solo la prisión con otros delincuentes. Es un peligro público que pone en riesgo la integridad física, la vida y la libertad sexual de las personas”, ha añadido, motivo por el cual pedirán una condena de entre 20 y 25 años de cárcel.

Boadas ha pedido a la administración que haga campañas de concienciación, que se mejore el transporte público en horario nocturno, aumentar el alumbrado público cerca de las zonas de ocio, y que haya más presencia policial disuasoria “para que la gente se sienta segura”.

Ha mostrado su solidaridad con la víctima, y ha felicitado a la Unidad Central de Agresiones Sexuales de los Mossos d’Esquadra por haber resuelto este caso.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente