Vía crucis para denunciar la especulación inmobiliaria en el centro de Barcelona.

Varias decenas de vecinos del barrio de Sant Antoni, en Barcelona, han salido este sábado a la calle para protestar por los pisos turísticos y el incremento de los precios del alquiler en la ciudad. Lo han hecho con un particular vía crucis, que han llamado "vía crisis", y en el que han ido recorriendo los inmuebles que, según sus cálculos, han desplazado a los vecinos para dar entrada a los turistas, entre otros, debido a la fuerte demanda de alquiler por estancias cortas.

La aparición de nuevas plataformas de contacto inmobiliario a través de internet, además de la entrada, de fondos de inversión, entre otros propietarios, muchos de ellos con la intención de reformar estas casas de renta antigua del centro en viviendas de lujo, han incrementado, sólo en el último año, un 16,5% el precio del alquiler en la capital catalana, con un coste mensual medio que supera ya los mil euros por una vivienda con dos habitaciones. Un vía crucis, redenominado como "vía crisis" por los vecinos que dicen basta a un negocio legal que, de momento, cuenta con una moratoria de dos años para nuevas licencias en Barcelona. Su ayuntamiento calcula, además, que hay unos 4.000 pisos turísticos no registrados en la ciudad. Un colapso que también se persigue en Madrid, con incrementos del alquiler, como consecuencia, del 15,6% o del 20% en el caso de Valencia. En Palma de Mallorca, el anuncio de esta semana del consistorio de prohibir los alquileres turísticos desde este verano coincide con un incremento de los precios de alquiler de hasta el 40% en el último año.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines