Usando el móvil para saber si un alimento está en buen estado

Credit: Jose-Luis Olivares/MIT (droplet images courtesy of Qifan Zhang)

Las intoxicaciones alimentarias son un problema tanto económico como de salud. La comida en mal estado hay que tirarla, y si no se hace a tiempo la gente puede llegar a consumirla y enfermar. Y por eso se dedica tanto esfuerzo en buscar métodos para comprobar el estado de los alimentos, de la manera más rápida, sencilla y barata posible.

En un artículo recién publicado se propone un nuevo método, en el que se emplea un móvil tipo smartphone y una gota de una sustancia especialmente creada para estos análisis para tener una respuesta rápida y saber si un alimento está o no en buen estado.

[Te puede interesar: Una dieta sin gluten supone comer más arsénico y mercurio]

La solución que han encontrado es bastante elegante, y menos compleja de lo que puede parecer en un primer momento. El análisis empieza con una gota de una solución creada en laboratorio, que tiene una característica muy particular: cuando está en posición normal es transparente, y cuando se gira se vuelve opaca.

Esto se consigue porque la gota está formada por dos semiesferas de dos compuestos distintos. La mitad contiene fluorocarburos y la otra hidrocarburo. Los fluorocarburos son más densos, y por lo tanto siempre se colocan en la parte inferior. Y en esta posición la gota es perfectamente transparente.

Si se gira, por ciertas propiedades ópticas, se vuelve opaca. De manera natural esto no ocurriría. Salvo que se modifique la molécula para contener restos de azúcares, que reaccionan con proteínas de la pared bacteriana. Que es precisamente lo que han hecho los investigadores.

Así que tenemos una gota que gira y cambia de color – bueno, pasa de ser transparente a opaca – en presencia de bacterias. Con esto, y simplemente mirando con atención, se podría determinar si un alimento está contaminado. Pero claro, siempre es mejor encontrar un método más preciso y fiable que los análisis “a ojo”.

[Te puede interesar: La alergia a las carnes rojas la provoca una garrapata]

Aquí es donde entran los smartphones. En los sistemas de muestras – similares a una placa de Petri – hay un código QR, que el teléfono móvil podría leer. Pero sólo si la gota está en la posición normal, con el fluorocarburo en la base y completamente transparente. Es decir, si no hay bacterias que giren la gota y la cambien de color.

Resumiendo, que podríamos echar una gota y una muestra de alimento, apuntar con la cámara del móvil y saber si hay que desechar la comida porque está contaminada. La ventaja de este método es que es mucho más rápido y barato que las alternativas. Hasta ahora o bien se cultivan muestras de alimentos para saber si hay bacterias – lo que lleva entre dos y cuatro días, dependiendo de la bacteria – o se emplean técnicas como amplificación de ADN, que requieren de maquinaria costosa y técnicos preparados.

De momento este nuevo método no es más que una prueba. Que sólo funciona para ciertas especies de bacterias, las más comunes. Pero los investigadores esperan ampliar el rango de contaminantes en breve, y probar la técnica en situaciones reales.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines