Unos delfines hambrientos lanzan al aire un pulpo para poder comérselo

Capturar a un resbaladizo pulpo en el agua no debe ser una tarea fácil, pero este delfín ha descubierto la técnica perfecta.

Es probable que este hambriento delfín nariz de botella pueda encontrar presas más fáciles, pero el animal ha desarrollado un método de “volteo” muy eficaz gracias al cual puede manejar mejor a su presa.

Obviamente, los delfines no tienen un par de manos con las cuales agarrar su patilarga cena, pero se las han ingeniado para lanzarla al aire usando su nariz.


Al arrojar el pulpo fuera del agua, los delfines evitan que este se aferre a sus cuerpos. pic.twitter.com/a1a1NVYJAn

Los mamíferos marinos agarran el pulpo con sus mandíbulas, lo muerden y lanzan al aire para golpearlo contra la superficie del agua.

Se supone que este comportamiento aturde o mata a la presa, antes que el delfín lo corte en pedazos más pequeños para poder devorarlo.

Puede parecer un proceso espantoso y violento pero los delfines se arriesgan cuando eligen un pulpo para cenar, y necesitan comerlo en trozos más pequeños.

El pulpo tiene ventosas en sus tentáculos, por lo que si un delfín intenta comérselo de un bocado, podría asfixiarse, sobre todo porque los tentáculos siguen moviéndose aún después de que el octópodo haya sido herido fatalmente.

Se trata de un mecanismo de defensa que se activa antes de ser comidos, por lo que los delfines necesitan “desarmar” a su víctima antes de ingerirla, según explicó theconversation.com.

El sitio agregó que la sacudida y el lanzamiento del pulpo es “otro ejemplo que ilustra cuán inteligentes y ávidos para adaptarse son estos carismáticos depredadores marinos”.

Imagen superior: Twitter/@ConservationEDU

Andy Wells
Yahoo Noticias, UK

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines