Llegan a Turquía los primeros combatientes kurdos de Irak para defender Kobane

Por Abdel Hamid ZEBARI con Fulya OZERKAN en Mursitpinar

Los primeros combatientes kurdos de Irak con destino a la ciudad siria kurda de Kobane, asediada por los yihadistas, llegaron este miércoles de madrugada a Turquía, una semana después del visto bueno del gobierno Ankara bajo presión de Estados Unidos.

Los combatientes peshmergas, cuyo número no fue indicado, llegaron al aeropuerto de Sanliurfa (sur), indico a la AFP un responsable local turco.

Luego subieron a tres autobuses en dirección a la frontera entre Turquía y Siria, a unos 50 kilómetros del aeropuerto, escoltados por cuatro vehículos blindados del ejército turco y un vehículo de policía, indicó una periodista de la AFP.

Las fuerzas de seguridad turcas cerraron de inmediato la carretera que lleva a la frontera y bloquearon a los numerosos periodistas que querían seguir al convoy.

Además del contingente que llegó a Sanliurfa, también llegó este miércoles a Turquía otro convoy de unos cuarenta vehículos con armas pesadas rumbo a Kobane que cruzó la frontera en el puesto de Habur, cerca de la ciudad de Silopi (sudeste), indicó un fotógrafo de la AFP.

Este convoy fue recibido por centenares de personas con banderas kurdas y tiene previsto viajar a Suruç y luego cruzar a Siria para llegar a Kobané.

El martes, cerca 150 peshmergas empezaron a salir del Kurdistán iraquí para ir hacia Kobane y apoyar a los combatientes kurdos que resisten la ofensiva de los yihadistas desde hace 40 días.

En esta ciudad, la tercera ciudad kurda de Siria, siguen los combates y uno de los objetivos de los yihadistas de la organización extremista sunita Estado Islámico (EI) es controlar los barrios del norte para cerrar el acceso desde Turquía.

En los últimos días los combatientes kurdos han conseguido frenar el avance gracias a los ataques aéreos de la coalición internacional liderada por Estados Unidos.

El martes, al menos nueve yihadistas murieron en una emboscada de los combatientes kurdos entre dos pueblos de las afueras de la ciudad, según la ONG Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).

En paralelo los aviones de la coalición llevaron a cabo tres ataques el martes en el centro de Kobane, según el OSDH.

Por su parte el EI publicó un video de propaganda en el que aparece en Kobane el fotoperiodista británico John Cantlie, secuestrado desde noviembre de 2012, y en el que niega que los yihadistas hayan abandonado su ofensiva contra la ciudad.

- 'Fuerza de apoyo' -

En Erbil, la capital de la región autónoma del Kurdistán iraquí, un periodista de la AFP vio el martes varias decenas de camiones militares saliendo de una base del noreste de la ciudad con 80 peshmergas a bordo que se dirigían hacia la provincia de Dohuk.

Halgord Hekmat, portavoz del ministerio y responsable de esta fuerza de seguridad kurda que ya combate al EI en Irak, anunció por su parte la salida de otro contingente de 82 hombres que saldrá este miércoles hacia Turquía para pasar luego a Kobane.

Estos peshmergas serán "una fuerza de apoyo" con armas automáticas y lanzacohetes, y se quedarán en Kobane "hasta que su presencia ya no sea necesaria", indicó.

Bajo la presión de Estado Unidos, el gobierno turco autorizó la semana pasada el paso por su territorio de unos 150 combatientes de la provincia autónoma kurda de Irak.

El gobierno turco no quiere ir más lejos y se niega a ayudar militarmente a las fuerzas kurdas sirias en Kobane porque teme que una operación de este tipo beneficie a los independentistas del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK).

En Irak, los aviones de Estados Unidos y sus aliados llevaron a cabo nueve ataques, cuatro de ellos cerca de la presa de Mosul (norte), una zona estratégica que el EI está intentando retomar.

En Zumar (norte), una localidad que los peshmergas retomaron el sábado, un artefacto explosivo que dejaron los yihadistas mató a cuatro técnicos de minas e hirió a dos personas.

En el frente humanitario, más de 40 países e organizaciones internacionales se han reunido en Berlín para evaluar la situación cada vez más difícil de los cerca de tres millones de sirios que han huido de la guerra civil desde 2011.

El Alto Comisario de las Naciones Unidas para los Refugiados, Antonio Guterres, pidió más ayuda para los países vecinos de Siria, entre ellos Líbano, Jordania y Turquía, que tienen dificultades para acoger a los miles de refugiados.