La Unión Europea hace frente a la crisis en el mercado energético

Los precios del gas y la electricidad están en máximos históricos en Europa: solo en un año han crecido casi un 500 %. El largo invierno pasado, con una primavera muy fría y luego un verano caluroso provocaron un aumento de la demanda de la electricidad. Por otra parte, la falta de viento tampoco ayudó a la generación de la energía eólica, lo que ha reducido las reservas en la Unión Europea. Otra de las razones de este incremento en los precios fue el aumento de la demanda en China.

Muchos países también apuntan a Rusia como parte de las causas de la situación. El país es uno de los principales suministradores de gas al bloque europeo, pero a pesar del aumento de la demanda, no ha respondido tan rápido como hasta ahora.

Algunos estados del este creen que es una maniobra de Moscú para presionar y se apruebe la concesión del gasoducto Nord Stream II, que bombeará gas directamente desde Rusia hasta Alemania sin tener que pasar por Ucrania.

Ante esta situación, los países europeos están divididos sobre cómo actuar. Algunos, como España o República Checa, piden más medidas a nivel europeo, como una compra conjunta de gas, para reducir los precios. De momento, el bloque europeo busca soluciones, pero Bruselas alerta de que cada país debe tomar sus propias medidas.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente