La Unión Europea continúa dividida sobre la concesión de visados turísticos a ciudadanos rusos

·1 min de lectura

Cumbre informal de Ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea en Praga, y manifiesta división de opiniones entre ellos sobre si seguir concediendo -o no- visados turísticos a ciudadanos rusos. Los países nórdicos y bálticos apuestan claramente por sanciones directas e inmediatas.

" Necesitamos redoblar el precio de la agresión del régimen de Putin", comentó Urmas Reinsalu, Ministro de Asuntos Exteriores de Estonia, antes del inicio de la reunión. "Podríamos hacerlo de forma más lenta, como hicimos con los primeros siete paquetes de sanciones. Pero creo que es crucial saber elegir el momento oportuno. La pérdida de tiempo es pagada por los ucranianos con su sangre".

"A partir del 1 de septiembre Finlandia limitará la cantidad de visados turísticos concedidos a turistas rusos", explicó por su parte Pekka Haavisto, Ministro de Asuntos Exteriores de Finlandia. "Proponemos que acciones similares sean adoptadas por toda la Unión Europea. Creemos que es importante demostrar que mientras los ucranianos sigan sufriendo, la visita de turistas rusos a Europa no debería ser considerada una actividad normal. Debemos ser más restrictivos".

Sin embargo, países como Francia, Luxemburgo o Hungría han emitido serias dudas al respecto. En búsqueda de compromisos, Alemania ha propuesto suspender los acuerdos de facilitación de visados y no conceder a turistas rusos más visados múltiples o de larga duración.