Unas hipotéticas elecciones en noviembre no cambiarían nada según un sondeo

El fantasma o posibilidad de unas nuevas elecciones generales en noviembre está ahí. Sobre todo después de las últimas informaciones publicadas acerca de lo infructuosa que está siendo la negociación entre PSOE y Unidas Podemos para llegar a un acuerdo de Gobierno que facilite la investidura de Pedro Sánchez el próximo el 22 de julio. Ante un panorama político así, desde eldiario.es han encargado una encuesta de intención de voto que arroja dos aspectos clave. La primera, que no habría una diferencia en el resultado lo suficientemente notable como para que el mapa de los acuerdos varíe. La segunda, aumentaría la abstención.

Según un sondeo encargado por eldiario.es, aumentaría la abstención y el reparto de votos entre los bloques sería muy similar. (Foto: Joaquin Gomez Sastre/NurPhoto via Getty Images)
Según un sondeo encargado por eldiario.es, aumentaría la abstención y el reparto de votos entre los bloques sería muy similar. (Foto: Joaquin Gomez Sastre/NurPhoto via Getty Images)

El barómetro realizado en julio por Celeste-Tel para eldiario.es estima que de haber una nueva llamada a las urnas en otoño, los españoles que renunciarían a su derecho al voto sería mayor que en las pasadas elecciones generales de abril aumentando en 4,2 puntos ese porcentaje hasta llegar al 32,4% de los votantes.

Una abstención que afectaría en mayor medida a Partido Popular y Ciudadanos, con un 7,8% y un 7,2% de su electorado que optaría por quedarse en casa o hacer cualquier otra cosa diferente a acudir al colegio electoral a depositar su papeleta. En el caso de Podemos, la abstención sería de un 6,2%. El que menos afectado en este sentido, con un electorado más fiel y constante, sería el PSOE, con un 4,9%. Vox, por su parte, tendría a un 6% de sus seguidores optando por no votar.

En cuanto a la consecución de escaños, de los datos del barómetro de eldiario.es se desprende que aunque los socialistas ganarían de nuevo con el 31,2% de los votos y aumentarían el número de escaños de los 123 actuales a los 131, quien más se beneficiaría de unas hipotéticas elecciones en noviembre sería el PP. Los de Pablo Casado subirían en intención de voto y lograrían 13 escaños más de los que dispone actualmente colocándose en 79.

Esa subida de los populares se debería, en parte, a la caída de Vox que pasaría de tener 24 diputados en el Congreso como tiene ahora a 18 tras un descenso en la intención de voto de 2 puntos. De hecho, el partido de ultraderecha de Santiago Abascal sería el más perjudicado de tener que volver a acudir a las urnas. Uno de cada cinco de quienes les votaron en abril no lo haría en noviembre y muchos le darían su voto al PP.

En cuanto a la tercera y la cuarta posición como formaciones más votadas, estas seguirían siendo para Ciudadanos y Podemos. Los de Albert Rivera perderían cinco escaños con el 14,4% de los votos. El mismo número de actas que se dejaría en el camino el partido liderado por Pablo Iglesias, que obtendría un 13,2% de la intención de votos.

El baile de escaños de unos a otros dibuja sin embargo un Congreso repartido en bloques casi idéntico al actual. Sánchez necesitaría de Podemos e independentistas para ser investigo y el bloque de las tres derechas no sumaría lo suficiente como para intentar acceder a La Moncloa.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente