Una perra australiana da a luz a un número récord de cachorros

En una clínica veterinaria de Perth se pusieron manos a la obra para entregar 18 cachorros sanos a su dueño, se trata del récord australiano de más cachorros nacidos de una sola camada.

El lunes, la dóberman Sassy dio a luz a una familia numerosa en el Hospital Veterinario West Coast, a través de una cesárea que duró unos 90 minutos, según reveló el diario West Australian.

La llegada al mundo de estos perritos se ha convertido en el récord australiano de la mayor camada de cachorros, el último tras la camada de 18 dálmatas que nació en la ciudad de Ballarat el año pasado.

La Clínica Veterinaria West Coast entregó una camada récord de 18 cachorros. Fuente: Clínica Veterinaria West Coast/Facebook.

El veterinario Aaron Raney fue quien estuvo a cargo del equipo de 10 personas en la Clínica Veterinaria West Coast, situada en el suburbio de Forrestdale, para ayudar a Sassy, una perra de cuatro años, a traer al mundo a sus cachorros.

Para traer a los cachorros al mundo intervinieron tres veterinarios, dos estudiantes, dos enfermeras veterinarias, otras dos personas con experiencia en este trabajo e incluso la recepcionista.

El doctor Raney reveló que esta ha sido la camada más grande que ha ayudado a nacer en sus ocho años de profesión.

Los cachorros nacieron sin problemas, a pesar de que algunos nacieron con dificultad y necesitaron oxígeno. Fuente: Clínica Veterinaria West Coast/Facebook.

“El dueño vino y nos dijo que su perra iba a tener al menos 16 cachorros y nos preguntó si estábamos preparados para afrontarlo”, le comentó el doctor Raney al West Australian.

“Fui un poco escéptico y pensé que podrían ser 10 o 12, pero seguían llegando.

“Dejé de contar después del duodécimo ya que me concentré en sacarlos a todos, pero los chillidos no paraban”.

Uno de los 18 cachorros duerme profundamente en la mano del veterinario. Fuente: Clínica Veterinaria West Coast/Facebook.

El doctor informó que Sassy lo hizo muy bien y que los cachorros fueron entregados a salvo, a pesar de que algunos nacieron con dificultad y necesitaron oxígeno.

Según el Libro Guinness de los Récords, el récord mundial pertenece a un mastín napolitano que tuvo 24 cachorros en una sola camada en el Reino Unido, en 2004, aunque cuatro de ellos murieron durante la primera semana.