Una mujer tosió a propósito en un mercado y forzó el desecho 35,000 dólares en comida

Mientras la epidemia de Covid-19 crea estragos, tanto en fallecimientos, enfermos y pérdidas de empleos y de negocios, casos de patente irresponsabilidad han causado consternación a escala nacional.

Un ejemplo de escándalo es lo que sufrió el Supermercado Gerrity’s, en Pennsylvania, un pequeño negocio familiar. Como ha pasado en el general de los comercios, en ese supermercado han enfrentado escasez de productos y se han esforzado por trabajar al máximo para ofrecer a sus clientes la mayor cantidad de mercancía con el mayor nivel de higiene y limpieza posible.

Gran cantidad de alimentos fueron desechados en el Gerrity's Supermarket, en Pennsylvania, luego de que una mujer tosió intencionalmente sobre ellos y otras áreas de la tienda. (Facebook/Gerrity's Supermarket)

Pero el miércoles pasado, contó el propietario de Gerrity’s, Fasula, una mujer entró en su tienda y, de acuerdo al relato de The Washington Post, procedió intencionalmente a toser y posiblemente a esparcir sus secreciones sobre los productos de varias secciones de la tienda.

Lo hizo sobre las frutas y verduras, sobre el área de carnes y en la de panadería.

Y ante la posibilidad de que esos productos hubiesen quedado impregnados de coronavirus u otros patógenos, Fasula tuvo que tomar la difícil decisión de tirarlos a la basura.

Así, alimentos con valor de 35,000 dólares, se afirma, debieron ser desechados como consecuencia del extraño ataque de la citada mujer y de la precaución que Fasula decidió ejercer en plena epidemia de coronavirus.

Según el testimonio de Fasula, la mujer en cuestión habría perpetrado una broma muy pesada, y en realidad no se sabe si estaba o no contagiada de Covid-19 o de otra cosa al margen de su tosijosa maledicencia. En todo caso, se le ha sometido ya a una evaluación psicológica.

Fasula lo narró en su página de Facebook: “Aunque hay poca duda de que lo que la mujer hizo fue una broma muy retorcida, nosotros decidimos no tomar ningún riesgo con la salud y el bienestar de nuestros clientes”.

Grandes cantidades de comida se fueron a la basura.

Y al parecer la grosería de la citada mujer no es un caso único: en Nueva Jersey, un sujeto fue arrestado luego de que tosió a propósito sobre un empleado de un supermercado y, tras decir que estaba infectado con el coronavirus, amenazó con contagiar a los allí presentes, de acuerdo a la televisora NBC News.

Reportes de prensa han informado de otros casos en que personas realizan desplantes similares o insultan a personas que llevan mascarillas.

Y se ha afirmado que las autoridades ya consideran imponer cargos de terrorismo a quien premeditadamente intente contagiar a otras personas de coronavirus.

En el caso de Gerrity’s, al parecer el riesgo de que sus empleados se hayan contagiado es reducido, al menos por el incidente de la mujer bromista-tosijosa, pero es claro que mientras sobre toda la población pesa la amenaza de la epidemia de Covid-19, con su enfermedad y su pérdida económica, y en muchas tiendas se experimenta carestía de algunos productos (sea por compras exageradas o por recorte del proceso de abasto), tener que desechar alimentos valuados 35,000 dólares es un desastre.

Si fue una broma resultó carísima y ofensiva.

“Tener que desperdiciar comida por esto nos rompe el corazón”, se lamentó Fasula en sus redes sociales.

Y a él le queda la duda de cuándo podrá reabastecer lo perdido, pues aunque al parecer Fasula ya ha hecho los pedidos aún desconoce cuándo le llegarán los suministros a su tienda ni qué tanto finalmente recibirá.