Demanda al fabricante de sus prótesis mamarias tras desarrollar una forma rara de cáncer

Mónica De Haro

Una mujer canadiense demanda al fabricante de sus prótesis mamarias tras desarrollar una forma rara de cáncer. Esto es lo que las autoridades, los médicos y la ciencia han sacado en claro tras años de investigaciones

El linfoma anaplásico de células grandes asociado a implantes mamarios (BIA-ALCL) es una enfermedad infrecuente, pero el número de casos ha aumentado en los últimos años. A pesar de esto no existe evidencia científica probada de que las prótesis provoquen cáncer de mama o enfermedades del tejido conectivo. (Foto: Getty)
El linfoma anaplásico de células grandes asociado a implantes mamarios (BIA-ALCL) es una enfermedad infrecuente, pero el número de casos ha aumentado en los últimos años. A pesar de esto no existe evidencia científica probada de que las prótesis provoquen cáncer de mama o enfermedades del tejido conectivo. (Foto: Getty)

Según publica Yahoo! Canada Style, en 2009 Terry McGregor se sometió a una cirugía de senos con implantes mamarios, diseñados para minimizar el desarrollo de tejido cicatricial alrededor del implante, conocido como ‘contractura capsular’.

Dos años después de su intervención, la Administración de Alimentos y Fármacos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) emitió una alerta advirtiendo sobre un posible vínculo entre los implantes mamarios y una forma de cáncer llamada ‘linfoma anaplásico de células grandes’ (LACG o ALCL por sus siglas en inglés) asociado a implantes mamarios (BIA-ALCL).

El LACG es un tipo raro de linfoma No-Hodgkin que afecta a gran variedad de tejidos, incluyendo la mama. Actualmente, está englobado dentro de una categoría de trastornos linfoproliferativos con un amplio espectro de comportamientos clínicos. Durante los últimos años, se ha estudiado la aparición del LACG asociado a implantes de mama.

Si bien el informe indicó la necesidad de ahondar en la investigación, durante un seguimiento realizado en 2016, la FDA indicó específicamente que se encontró un mayor número de diagnósticos de LACG en mujeres que habían recibido implantes rugosos.

Dentro de los implantes mamarios hay dos tipos: uno lleno de solución salina y otro con silicona en gel líquido o firme; ambos están recubiertos por una capa de silicona. Además, según su textura, se clasifican en lisos o en texturizados/rugosos.

McGregor asegura que el fabricante nunca le hizo saber el vínculo entre los implantes texturados y el cáncer de mama, y que ​​se lo diagnosticaron durante una mamografía rutinaria. “No podía creer que tuviera un dispositivo médico en mí que pudiera causar un cáncer que no conocía”, ha contado la afectada durante una entrevista para CTV News.

McGregor ha presentado una demanda contra el fabricante de sus implantes después de haber recibido un tratamiento agresivo para su cáncer, incluida la cirugía, cuatro sesiones de quimioterapia y un trasplante de células madre. “Si lo hubiera sabido en 2011, se habría quitado los implantes y habría evitado el cáncer que finalmente se le diagnosticó”, asegura su abogada, Tanya Pagliaroli.

Tras la investigación sobre el vínculo entre los implantes mamarios y esta forma específica de cáncer, los implantes texturizados han sido prohibidos en 40 países, incluido Gran Bretaña y muchos países europeos, pero siguen siendo legales tanto en los EE.UU. como en Canadá. Según CTV News, se han confirmado 28 casos de casos de cáncer BIA-ALCL en Canadá y se calcula que hay 688 en todo el mundo. “Esos implantes todavía se están utilizando hoy en este país”, lamenta McGregor. “Es una locura”

La cicatriz de los implantes de seno podría acumular bacterias que se convertirán en un linfoma anablástico. (Foto: Getty)
La cicatriz de los implantes de seno podría acumular bacterias que se convertirán en un linfoma anablástico. (Foto: Shutterstock)

Qué sabía entonces y qué se sabe ahora

  • En el año 2011, la FDA identificó una posible relación entre los implantes mamarios y el desarrollo de una forma infrecuente de cáncer: el linfoma anaplásico de células grandes (LACG).

  • En ese momento, la FDA tenía escasos reportes de LACG, por lo que no era posible determinar qué factores de riesgo predisponían a un paciente.

  • Según fue pasando el tiempo, la comprensión sobre esta patología fue en aumento, hasta que en el 2016, la OMS difundió que el LACG correspondía a un linfoma de células T que puede desarrollarse posterior a colocación de implantes mamarios.

  • En marzo de 2017, la FDA hizo lo propio emitiendo un comunicado de prensa sobre un cáncer raro asociado a las prótesis BIA-ALCL, que se asocia con implantes mamarios que reciben las mujeres después de la cirugía estética o reconstructiva.

  • En cuanto a la estadística, la mayoría de los datos sugieren que LACG se da con mayor frecuencia en caso de implantes mamarios con superficies texturizadas, en comparación con los de superficies lisas.

  • El primer caso se identificó en 1997.

  • En 2017 laFDA había recogido 359 casos de linfoma con una mortalidad del 2,5 por ciento.

  • La revisión de 2018 de la FDA detectó más de 400 casos en EEUU.

El caso español

En España, un experto asoció este linfoma que “reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y que tiene su propio código” a la implantación de prótesis de mama, y asegura que aparece en un tiempo medio de nueve años desde la colocación del implante.

“En la mayoría de las afectadas se localiza en la cápsula y basta con retirar la prótesis, pero cuando el tumor está avanzado puede requerir un tratamiento adicional”, ha explicado cuenta Miguel Ángel Piris, del Servicio de Anatomía Patológica del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz de Madrid. El pronóstico suele ser “bueno”, pero existen factores, como el tamaño de la masa en el diagnóstico o la presencia de inflamación de los ganglios linfáticos que “pueden empeorar las expectativas”.

Los especialistas saben de esta complicación desde hace años aunque a medida que aumenta la investigación se van conociendo más casos, “y la previsión es que en el futuro se detecten más afectadas”, explica el experto.

A pesar de que los diferentes estudios arrojan una incidencia dispar (un caso por 10.000 portadoras o menos), en lo que sí coinciden los expertos es que, según el patólogo, “las prótesis de superficie rugosa se asocian más a la aparición de este tipo de linfomas”.

De esta forma, una revisión de los casos aparecidos recientemente publicada habla de un caso entre cada 30.000 prótesis colocadas, pero la incidencia es muy variable.

Los expertos garantizan la calidad de las prótesis y la seguridad de la intervención, cuando se realiza por profesionales y se siguen todas las recomendaciones. (Foto: Getty)
Los expertos garantizan la calidad de las prótesis y la seguridad de la intervención, cuando se realiza por profesionales y se siguen todas las recomendaciones. (Foto: Getty)

Por tanto, el riesgo parece ser muy bajo (en base al pequeño número de casos identificados en la literatura a nivel mundial y el extenso número de mujeres que se somete a un implante) y los datos disponibles no permiten establecer una firme relación causal.

Sin embargo,en noviembre pasado, laColaboración Internacional de Actividades de Registro de Mamas (ICOBRA, por sus siglas en inglés) reconoció que, aunque los implantes mamarios son dispositivos médicos seguros, pueden producir efectos secundarios raros y a veces “muy graves”, como es el caso de este linfoma.

Desde la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE) explican que “la cirugía de aumento mamario es una técnica segura, siempre y cuando sea realizada por un cirujano plástico cualificado”, y añaden que a día de hoy no puede establecerse una firme relación causal entre los implantes mamarios y la muy rara aparición del trastorno linfoproliferativo denominado ‘linfoma anaplásico de células grandes’.

Para salir de dudas nos remiten a la última actualización sobre el BIA-ALCL, publicada por la agencia gubernamental estadounidense el 21 de marzo de 2018, cuyo contenido comparte la SECPRE.

Complicaciones y riesgos asociados

En el aumento mamario, la complicación más frecuente es la contractura capsular, que ocurre cuando la cicatriz interna que se forma alrededor del implante se contrae en exceso, haciendo que la mama se vuelva más dura. Puede ser tratada de diversas maneras, requiriendo en ocasiones extirpar dicha cicatriz interna, e incluso, recambiar la prótesis.

Otra complicación , propia de cualquier cirugía es el hematoma que sólo en casos concretos precisa de una nueva intervención para eliminar la sangre acumulada. Un pequeño porcentaje de mujeres puede tener una infección alrededor de la prótesis, normalmente en las primeras semanas después de la cirugía. Algunas mujeres notan los pezones más o menos sensibles, e incluso, sin sensibilidad. Estos cambios suelen ser temporales, aunque en unos pocos casos serán permanentes. No existe evidencia de que las prótesis de mama afecten la fertilidad, el embarazo o la lactancia.

Es extraordinariamente infrecuente que las prótesis se rompan, haciendo que el contenido salga fuera de su cápsula. Si está rellena de suero, el líquido se reabsorbe rápidamente sin producir ningún daño, disminuyendo la mama de volumen en unas horas. Si está rellena de silicona pueden pasar dos cosas: si la cápsula formada por el organismo no se rompe, no notará ningún cambio; si se ha roto porque ha sido sometida a mucha presión, la silicona sale disminuyendo el volumen de la mama. Con ambos tipos de prótesis será necesario una nueva intervención para reemplazarla.

Los expertos insisten en que no existe evidencia científica probada de que las prótesis provoquen cáncer de mama o enfermedades del tejido conectivo. Destacan que hay que huir de alarma social porqueel riesgo de linfoma es bajo y el riesgo vital de las mujeres que lo desarrollan también es pequeño”. Por otro lado instan a los médicos a “no dar nunca de alta a las pacientes y someterlas siempre a controles periódicos ya que la colocación de una prótesis no impide la realización de mamografías”.

¿Llevas prótesis mamarias? ¿Conocías el riesgo de este tipo de cáncer?

También puede interesarte:

De los 50 a los 30: la ‘nueva’ edad de mayor riesgo para el cáncer de mama

Los factores ambientales detrás del cáncer de mama

Diagnóstico cáncer de mama: ¿Y ahora qué hago?

Verdades como puños: cuando el cáncer no se cura

La sustancia que provoca cáncer de la que es imposible escapar

¿Puede la comida (sana) librarte del cáncer?

El auto-test (solo te tomará 5 minutos) de la reina Letizia para luchar contra el cáncer

El cáncer de mama no es sólo cuestión de sexo y edad