Una jueza de Arkansas ordena realizar una autopsia a un reo ejecutado

El preso condenado a muerte ejecutado en Arkansas Kenneth Williams, en una imagen del 17 de marzo de 2017

Una jueza federal ordenó a las autoridades de Arkansas realizar una autopsia al cuerpo de un preso que fue ejecutado, cuyo abogado describió la muerte como "horripilante", con temblores y convulsiones durante la inyección letal.

La juez Kristine Baker de la Corte para el Distrito este de Arkansas emitió el viernes la orden, menos de 24 horas después de que el estado ejecutara a Kenneth Williams, de 38 años, convicto por asesinato múltiple.

Se trata del último de cuatro reclusos ejecutados en una semana, las primeras ejecuciones desde 2005 en este estado conservador del sur de Estados Unidos.

Autoridades de Arkansas han dicho que el apretado calendario de las ejecuciones fue necesario porque la reserva que tenían de midazolam, el sedante que se utiliza en la inyección letal, expira a finales de abril.

Además de la autopsia, la juez ordenó a las autoridades de Arkansas preservar pruebas de sangre y tejido del cuerpo de Williams.

El motivo de la orden de emergencia "para la preservación de la evidencia" fue solicitado por Jason McGehee, otro recluso que se encuentra en el corredor de la muerte y que había sido programado para ser ejecutado el jueves.

McGehee y otros tres prisioneros que fueron también programados para morir en un periodo de 11 días lograron aplazar su ejecuciones.

El abogado Shawn Nolan indicó que su cliente, Williams, sufrió durante su ejecución. "A los tres minutos del inicio de la ejecución, nuestro cliente comenzó a toser, convulsionar y sacudirse", dijo.

Nolan y la organización American Civil Liberties Union pidieron investigar si la ejecución del jueves por la noche fue muerte por tortura.

El abogado consideró como un "encubrimiento" el comentario del vocero del gobernador de Arkansas, Asa Hutchinson, en el que sostuvo que la agitación física fue "una reacción muscular involuntaria" causada por uno de los medicamentos.

Muchos de los conflictos relacionados con las ejecuciones se centran en el midazolam, cuya función es hacer que los condenados se queden inconscientes antes de que los medicamentos les causen la muerte.

Los críticos dicen que no siempre es suficiente para sedar a los prisioneros y que potencialmente causa un sufrimiento excesivo a los prisioneros.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines