Una gigantesca inundación llenó el Mediterráneo en solo dos años

El Mediterráneo, con el acceso cerrado al Atlántico, hace 6 millones de años | imagen Micallef, A., A. Camerlenghi, D. Garcia-Castellanos

Hace unos 6 millones de años la cuenca del Mediterráneo estaba prácticamente seca. Los yacimientos de sal, depositados durante lo que se conoce como Crisis salina del Messiniense, nos hablan de que la conexión con el Atlántico se cerró y el Mediterráneo se evaporó dejando grandes yacimientos de sal. Esta situación temporal de desecación casi total experimentó un cambio radical en apenas unos años.

La historia de nuestro mar Mediterráneo es una historia de vaivenes en función de si la apertura hacia el océano se encontraba cerrada o abierta. Y es una historia de cambios dramáticos puesto que tanto la desecación como las posteriores inundaciones se producían de manera rápida y drástica.

Para entender estos procesos hay que saber que el Mediterráneo es un mar de clima relativamente seco en el que se evapora más agua de la que aporta la lluvia. Sin la aportación de agua procedente del Atlántico el mar apenas tendría agua en nuestros días.

El Mediterráneo se formó en una depresión de la superficie terrestre que fue quedando atrapada entre África y Europa, mientras estos continentes se aproximaban a razón de unos milímetros cada año. Al emerger los últimos canales de conexión con el Atlántico, el Mediterráneo quedó aislado y a merced de la evaporación. Antes de desecarse casi por completo, sus aguas se convirtieron en una densa salmuera en cuyo fondo se depositó alrededor del 10% de la sal contenida en todo el océano.

Localización de los grandes sedimentos arrastrados por la inundación | imagen Micallef, A., A. Camerlenghi, D. Garcia-Castellanos

Sin embargo esa desecación de la crisis salina del Messiniense iba a tener un final abrupto hace unos 5 millones de años cuando la conexión entre el mar y el océano se volvió a abrir.

Ahora, científicos de la Universidad de Malta con la colaboración del investigador Daniel García-Castellanos del CSIC han encontrado nuevas pruebas que confirman la megainundación ocurrida durante el periodo conocido Zancliense, hace 5 millones de años y que finalizó con la etapa seca del Mediterráneo.

Esta gigantesca inundación produjo un inmenso flujo de agua que arrastró materiales a través del estrecho de Sicilia inundando la cuenca Jónica después de rellenar la cuenca occidental del Mediterráneo con el aporte de agua proveniente del océano Atlántico, que previamente había entrado por el actual estrecho de Gibraltar.

“Según los modelos del artículo que publicamos en la revista Nature en el año 2009, la inundación del Mediterráneo habría tenido lugar en tan solo unos pocos años, produciéndose descargas de hasta 100 millones de metros cúbicos por segundo, unas mil veces el caudal medio del Amazonas actual“, explica a SINC el investigador Daniel García.

Un enorme caudal de agua que en apenas dos años volvió a rellenar el Mediterráneo y que dejó los sedimentos de todo lo que arrastraba como pruebas que los investigadores ahora han confirmado.

Referencias científicas y más información:

Micallef, Aaron, Angelo Camerlenghi, Daniel Garcia-Castellanos, et al. (2018), “Evidence of the Zanclean megaflood in the eastern Mediterranean Basin” Scientific Reports, 8(1), 1078, doi: 10.1038/s41598-018-19446-3.

Garcia-Castellanos, D., & Villaseñor, A. (2011). Messinian salinity crisis regulated by competing tectonics and erosion at the Gibraltar arc Nature, 480 (7377), 359-363 DOI: 10.1038/nature10651

 

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines