Una docena de datos sorprendentes sobre la Segunda Guerra Mundial

La Segunda Guerra Mundial es uno de los hechos históricos que más datos, noticias, curiosidades y anécdotas ha proporcionado, por un lado por la gran cantidad de países beligerantes que participaron, las innumerables batallas y frentes abiertos, lo acontecido en cada nación y, sobre todo, los protagonistas.

Muchos han sido los libros que se han escrito explicando numerosísimas historias relacionadas con este conflicto militar y hoy os traigo al este blog una docena de datos sorprendentes extraídos del libro “Eso no estaba en mi libro de la Segunda Guerra Mundial” escrito por Jesús Hernández, uno de los más prolíficos y didácticos autores dedicados a ese conflicto militar y del que ya os hable en otra ocasión en el post sobre “El hombre que ofreció un millón de dólares de recompensa para quien atrapase a Adolf Hitler”.

Esta es la selección de curiosidades que he realizado:

Conferencia de El Cairo (imagen vía Wikimedia commons)

Durante la Conferencia de El Cairo, celebrada del 22 al 26 de noviembre de 1943, en la que se encontraron Roosevelt,  Churchill y el líder chino Chiang Kai-shek, los militares de los estados mayores reunidos allí consumieron cada día  medio millar de cervezas, 34 de ginebra, 12 de brandy y 8 de whisky.

En 1939, en la guía telefónica de Nueva York aparecían un total de 22 personas apellidadas Hitler. En 1945 ya no quedaría ninguna; probablemente optaron por cambiarse el apellido.

De cada 100 soldados del Mando de Bombarderos de la RAF, 51 murieron durante las operaciones, 7 fueron víctimas de accidentes, 3 fueron heridos de gravedad, 12 fueron capturados por el enemigo y uno murió de un disparo sin ser apresado. Sólo 24 llegarían a completar un período de operaciones.

Para una misión de dos semanas, la tripulación de un acorazado de la armada estadounidense, compuesta de unos  2000 hombres, podía consumir 15 toneladas de harina, 12 toneladas de carne de vaca, 10 toneladas de patatas, 1 tonelada y media de lechuga y otra de limones, 800 kilos de salmón ahumado, 400 kilos de pescado congelado, 200 kilos de carne de cerdo enlatada y 37 000 huevos.

 [Te puede interesar leer: Cuando Nazis y Aliados intercambiaron prisioneros en el puerto de Barcelona durante la IIGM]

Sitio de Leningrado (imagen vía Wikimedia commons)

Durante el sitio de Leningrado, que se prolongaría a lo largo de dos años, cuatro meses y diecinueve días, morirían más rusos, entre civiles y militares, que soldados británicos y norteamericanos a lo largo de toda la guerra.

En la Conferencia de Casablanca, celebrada del 14 al 24 de enero de 1943, a la que asistirían Roosevelt, Churchill y De Gaulle, se consumió una caja de botellas de coñac, tres cajas de botellas de ginebra y otras tres de whisky.

En total, 100 000 soldados norteamericanos decidieron desertar a lo largo de la contienda, de los que 21 049 fueron sometidos a un consejo de guerra; 49 fueron sentenciados a muerte, pero esta pena tan sólo fue ejecutada en un caso.

Los mandos aliados en el Norte de África establecieron en 1943 la siguiente tabla de indemnizaciones a la población local por los frecuentes atropellos que se producían al paso de los vehículos militares por las carreteras argelinas: 25 000 francos (unos 500 dólares) por un camello muerto, 15 000 por un niño muerto, 10 000 por un burro muerto y 500 por una niña muerta.

[Te puede interesar leer: Peter Brill, el joven piloto de la Luftwaffe que fue entrenado para bombardear Nueva York]

Prisioneros de guerra soviéticos (imagen vía Wikimedia commons)

De los 5.800.000 prisioneros de guerra soviéticos que capturaron los alemanes a lo largo de la guerra, unas dos terceras partes, 3.800.000, habían sido apresados durante los 6 primeros meses de la invasión germana.

Los norteamericanos lanzaron una campaña de recogida de tubos de pasta de dientes usados; 60 tubos contenían estaño suficiente para soldar todas las conexiones eléctricas de un bombardero B-17. En 16 meses se recogieron 200 millones de tubos.

En 1944, la intendencia norteamericana debía proveer a las tropas de 800.000 artículos distintos, ocho veces más de los  que tenía entonces a la venta la famosa cadena de grandes almacenes Sears.

En julio de 1944, el 35 por ciento de los soldados del ejército alemán habían resultado heridos en una ocasión, el 11 por ciento lo habían sido dos veces, el 6 por ciento en tres,  el 2 por ciento en cuatro y otro 2 por ciento en más de cuatro ocasiones.

Fuentes de las imágenes: Wikimedia commons

[Te puede interesar leer: Los prisioneros de guerra que en 1944 organizaron unos simbólicos JJOO en un campo de concentración]