Una Coca-Cola defectuosa y un busto romano: dos “baratijas” que resultaron valer una fortuna

·4 min de lectura
Fábrica de latas de Coca Cola de aluminio. REUTERS/Andrew Yates
Fábrica de latas de Coca Cola de aluminio. REUTERS/Andrew Yates
  • Una lata de Coca Cola con un defecto de fábrica puede ser un valioso objeto de colección

  • El busto romano de un museo de Alemania terminó en una tienda de Texas

  • Posiblemente, las dos historias más locas de la semana

La suerte es loca y a cualquiera le toca, dice un antiquísimo refrán que describe a la perfección lo que le sucedió esta semana a la tiktoker Nicole Deyo y la vendedora de antigüedades Laura Young.

Ambas mujeres fueron noticia después de encontrar lo que aparentemente eran, en el primer caso, una compra de rutina y, en el segundo, una baratija más vendida en la cadena de tiendas de segunda mano Goodwill.

Deyo se volvió viral el pasado miércoles cuando mostró en TikTok un set de latas de Coca-Cola recién comprado. Uno de los envases venía totalmente plano, sin ningún orificio de abertura. “¿Cómo puede pasar esto? ¡¿Cómo?!”, dijo atónita.

La Coca-Cola que no se abre

Su indignación por lo inicialmente era una molestia -o una pérdida de dinero que merecía un reclamo a la compañía-, luego se convirtió en sorpresa. Decenas de comentarios le rogaron no deshacerse de la extraña lata por nada del mundo

“No la abras. Guárdala. Algún día valdrá la pena”, le respondieron. “Yo lo vendería en eBay, no sabes cuánto están dispuestos a pagar algunos coleccionistas”, agregó otro usuario.

Y sí, existe una sección en eBay para latas de Coca-Cola con errores de fábrica, cuyos precios oscilan desde 500 hasta 25.000 dólares.

También resulta que hay una lata idéntica por US$ 765,432. Su vendedor, sin embargo, explica en la descripción que el precio es una broma y alienta a cualquiera a hacer una oferta porque el dinero será donado a la Cruz Roja.

El rarísimo busto romano que costó 35 dólares

Al igual que Deyo, la coleccionista Laura Young se llevó la sorpresa de su vida cuando le dijeron que el adorno de Goodwill que compró por apenas 34,99 dólares resultó ser un busto romano extremadamente valioso, que data del siglo I d.C.

La obra de mármol de 52 libras representaría al antiguo comandante romano Drusus Germanicus y pertenecía originalmente a un museo en una ciudad de Baviera, Alemania.

“He encontrado muchas cosas interesantes en Goodwill”, dijo Young a The Art News Paper, en referencia a una pintura china que luego vendió en Christie’s por 63.000 dólares.

El busto, que compró en 2018, estaba tirado “en el piso, debajo de una mesa”. “Se veía bastante sucio, bastante viejo”, y pensó que podría revenderlo a alguien interesado en una nueva estatua de jardín.

Cuatro años más tarde, Young devolverá el busto a Alemania, específicamente a la Administración bávara de palacios, jardines y lagos estatales (o Bayerische Verwaltung der staatlichen Schlösser, Gärten und Seen). Cuando se reinstale, una placa mencionará su nombre.

“Cómo la escultura pasó de Italia a Baviera, presumiblemente en el siglo XIX, no es motivo de controversia. Pero se desconoce cómo pasó de Alemania a Estados Unidos y terminó en una tienda Goodwill en Texas. Lo que está claro es que el busto fue tomado ilegalmente”, reseña The Art News Paper.

Para Young, Goodwill “no hace la diligencia debida”. “Simplemente, tienen una puerta en la parte de atrás donde dejas las cosas y luego te vas”.

La coleccionista intentó vender el busto a Sotheby's, pero le informaron que por su pasado histórico era ilegal cualquier transacción.

Leila Amineddoleh, una abogada de la ciudad de Nueva York especializada en derecho del arte, explica que la ley de EEUU “no reconoce la transferencia del título cuando se trata de un robo”.

“Yo le aconsejé a Laura que no lo vendiera, ni en público ni en privado, es decir, en el mercado negro. Se iba a arriesgar a costosas batallas legales o sanciones penales si lo intentaba”, añadió.

Se sospecha que el busto fue robado del Pompejanum en Alemania cuando los bombarderos aliados atacaron Aschaffenburg en enero de 1944.

Aunque el Pompejanum se restauró en 1960 y se transformó en museo en 1994, el busto aún faltaba, dijo el Museo de Arte de San Antonio, y señaló que el Ejército de EEUU estuvo presente en Aschaffenburg después de la Segunda Guerra Mundial hasta después de la Guerra Fría. Tal vez, un soldado estadounidense se llevó la obra a Texas.

“Estamos muy contentos de que una parte de la historia bávara que creíamos perdida haya reaparecido y pronto podrá volver a su lugar legítimo”, dijo Bernd Schreiber, presidente de la Administración de Palacios, Jardines y Lagos Estatales de Baviera.

También te puede interesar:

VIDEO | Este es el dineral que cuesta dar a luz en California

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente