Una anciana británica frustra su propio robo a empujones y tirones de pelo

Esta anciana británica de 81 años se ha convertido en toda una celebridad en su ciudad, Blackheath (West Midlands, UK), después de la que la policía publicase en un programa de la BBC la hazaña que protagonizó ahora hace un mes cuando una mujer intentó robarla en un cajero automático. Doreen Jones, como se llama la protagonista de esta historia, peleó por lo que era suyo y logró espantar a la ladrona.

Doreen Jones se enfrentó a su ladrona y logró ahuyentarla. (Foto: Captura de Youtube / BBC's Crimewatch Roadshow)

Eran las 10:20 de la mañana del 20 de mayo cuando Jones acudió a un cajero para sacar dinero de su cuenta. En ello estaba cuando una mujer joven se le acercó por la espalda (parte de la secuencia puede verse en el vídeo al final de este texto) y empezó a hablarla y tocarla con la mano enseñándole un papel. La octogenaria ha contado en declaraciones hechas a Crimewatch Roadshow de la BBC recogidas por Birmingham Mail que le dijo que la dejase en paz.

Sin embargo, su petición no surtió efecto y la otra mujer insistió en su comportamiento. Hasta que llegado un momento, intentó arrebatarle la tarjeta a Jones. Esta, en lugar de echarse a un lado o simplemente ponerse a gritar pidiendo ayuda, se defendió a la fuerza. Enganchó a quien quería robarla del pelo y del cuello hasta que consiguió ahuyentarla.

“Tú no te vas a llevar mi dinero, he trabajado duro para conseguirlo”, cuenta Jones que le dijo a la ladrona espantada, que se puso a gritar cuando vio como su víctima se defendía de la situación. “No sé por qué gritaba, era yo quien debería haber estado gritando y llorando”, comenta la anciana, quien cree que la otra mujer no esperaba que su reacción fuese la de defenderse. Quizá pensó que tratándose de una persona de edad avanzada su reacción habría sido otra.

Tras lo ocurrido, Jones tuvo que ser ingresada en el hospital por un ataque de ansiedad y desde que ocurrió todo, hace un mes, ha sufrido dos ataques al corazón. Ella asegura que son consecuencia de la tensión y los nervios vividos antes, durante y después del robo que ella misma frustró.