Una anaconda virgen tiene tres crías

Una anaconda virgen tiene tres crías

Los cuidadores del acuario de Nueva Inglaterra, en Boston, se encontraban hace unos meses preparando una exhibición en el entorno que simula el bosque tropical en las instalaciones. Cuando llegaron a la zona de las anacondas, se encontraron la sorpresa: Anna, una anaconda verde de ocho años y tres metros de longitud, había puesto varios huevos. Tres de ellos habían sobrevivido.

[Te puede interesar: Los zoos interactivos son fuente de bacterias peligrosas]

Sorpresa, ¿por qué? Las anacondas crían habitualmente en cautividad, así que no tendría por qué resultar llamativo. Salvo por un pequeño detalle: precisamente porque crían bien en cautividad, los responsables del acuario decidieron que Anna sólo tuviese compañeras en su entorno. Todas las anacondas de la zona tropical eran hembras.

Tampoco podía ser una visita de algún macho. Ni algo tan sencillo como que la hembra estuviese “embarazada” antes de entrar en el acuario; se conoce toda su vida, y se podía descartar un contacto con un macho en tiempos recientes.

Así que sólo quedaba una opción. Que las anacondas recién nacidas fuesen producto de un proceso biológico conocido como partenogénesis. Que en griego, de donde se toma el término, significa literalmente “nacido de vírgen”.

La partenogénesis es un proceso bien conocido. Se da habitualmente en insectos y crustáceos, y en menor medida en peces, lagartos, algún ave y otros reptiles. De hecho, incluso se conocen casos en anacondas: ya pasó en 2014 en un zoológico de Reino Unido.

Este tipo de reproducción juega al límite entre la reproducción sexual y la asexual. Es sexual, porque intervienen gametos: hay un óvulo, que termina por convertirse en un embrión completo. En todo lo demás, se trata de reproducción asexual.

[Te puede interesar: ¿Qué hace feliz a un delfín en cautividad?]

Con todo lo que implica. Como han podido comprobar los responsables del acuario de Nueva Inglaterra, que realizaron pruebas genéticas para confirmar sus sospechas, las anacondas recién nacidas son copias genéticas exactas de su madre. Clones, a todos los efectos.

Por eso aunque las anacondas sean capaces de reproducirse de esta manera procuran evitarlo. Porque este tipo de reproducción genera individuos que no se diferencian en nada de la madre – que siempre es madre, obviamente. Tanto para lo bueno, como para lo malo. La ventaja de la reproducción sexual es que genera diversidad, lo que permite a los organismos adaptarse a los cambios.

Que no hay mal que por bien no venga: en acuario ahora tiene dos nuevos habitantes – una de las anacondas murió a los pocos días – que ya están siendo entrenadas para aceptar el contacto con los humanos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente