Una adolescente lleva sin cortarse las uñas tres años (y le miden casi 15 cm.)

En 2014 Simone Taylor decidió dejar de cortarse las uñas. Esta adolescente alemana que ahora tiene 16 años considera que cuanto más largas estén, mejor. Por eso las cuida con esmero: las lima, las barniza y las colorea. Pero nunca las recorta.  Por eso ahora mismo tienen una longitud asombrosa: 14.8 centímetros. 

Simone (izq) se niega a cortarse las uñas (Instagram)

La familia de esta joven se está preocupando por el calibre que está tomando el asunto. Simone tiene problemas para vestirse y para ducharse, ya que teme que su ‘obra’ se rompa. Evita hacer cualquier trabajo manual y ha aprendido a escribir en el teclado con los nudillos. ¿El móvil? Siempre confía en la aplicación de dictado y en los asistentes virtuales como Siri, que le permiten utilizar el aparato sin necesidad de tocarlo. 

Las uñas de Simone (Instagram)

En el colegio los problemas se multiplican. Apenas puede coger un boli, y si lo hace es para garabatear. Tal y como revela en el diario Mirror, en los exámenes ha desarrollado una original técnica que le permite escribir, pero tras unos minutos su muñeca empieza a dolerle.

En estos tres años, Simone, que vive en la ciudad de Nuremberg, solo se ha roto una uña una vez. “Estaba escalando una verja cuando me quedé atascada. Salté y mi dedo corazón chocó contra el alambre y la uña se partió”. La joven recuerda este episodio con pavor, ya que después sufrió un ataque de nervios. “Me puse a llorar y a gritar. Mis amigos no consiguieron calmarme”.

Simone escribe con los nudillos (Instagram)

Como en su centro escolar no hay normas sobre el aspecto o la vestimenta, ningún profesor la ha obligado a cortárselas. Pero si que se lo han recomendado, sobre todo porque no puede jugar al baloncesto o al voleibol. A pesar de que sus notas en educación física se han resentido, ella se niega a cambiar su estética.

Simone revela que decidió dejarse las uñas largas tras ver una serie de tutoriales de belleza en YouTube. Al principio no pensó que llegaría tan lejos, pero como empezó a recibir elogios por ellas, decidió continuar hasta donde llegaba. 

El arte que Simone despliega en sus uñas (Instagram)

Ahora tarde tres horas en pintarlas, ya que no se conforma con darles un color uniforme: sobre ellas plasma unas creaciones de lo más originales. Y por eso se siente muy orgullosa de su look: “No hay que dejar que los demás te depriman porque parezcas diferente. La gente diferente es la que hace que la vida sea interesante”, asegura.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines