Un vídeo en el que se elimina el cerumen del oído se vuelve viral: ¿Por qué nos encanta ver vídeos “repugnantes”?

¿Por qué Internet está viendo un vídeo donde se elimina el cerumen de los oídos? [Foto: Getty]

Un vídeo donde se elimina el cerumen del oído se ha vuelto viral en las redes sociales.

En el vídeo, compartido en Twitter por la publicación estadounidense Insider, aparecen tres personas a las que se les extrae el cerumen de manera profesional.

Desde entonces, el vídeo con contenido explícito se ha vuelto viral en la plataforma y en el momento en que se escribió este artículo había recibido más de 35 000 me gusta.

El contenido ha desencadenado reacciones mixtas. Mientras algunos desaniman a ver el vídeo publicando emojis vomitando, otros lo han calificado como “satisfactorio y repulsivo al mismo tiempo”.

Nos han extraído el cerumen de manera profesional.

Sin duda, esta fue mi primera reacción.

Esto es muy satisfactorio y repulsivo al mismo tiempo.

De vez en cuando he visto vídeos en YouTube sobre la extracción de cerumen de los oídos. También veo videos de la Dra. Pimple Popper. Supongo que se debe a que ya no voy a ver musicales de Broadway.

De hecho, una persona llegó a comparar las imágenes con los vídeos de la “Dra Pimple Popper”, un fenómeno viral que puso en marcha la dermatóloga Sandra Lee y que consiste en compartir vídeos donde aparece extrayendo el pus de grandes lesiones.

¿Por qué algunas personas sienten satisfacción viendo vídeos “repugnantes” online?

Le preguntamos a la psicoterapeuta y doctora Sheri Jacobson, fundadora de la plataforma de orientación Harley Therapy, por qué este tipo de vídeos nos atrae tanto.

“Como seres humanos, sentimos una curiosidad natural por todo aquello que sea inusual e inesperado, ya se trate de un accidente automovilístico, un desastre o simplemente un objeto de aspecto extraño”, le explicó a Yahoo Reino Unido.

“Observar un exceso de fluidos corporales también es algo instintivo: nos sentimos atraídos y conectados ya que todos estamos hechos de fluidos”.

Añadió: “Por último, también nos atrae la sensación de atención plena: nos satisface enfocar nuestra atención exclusivamente en una cosa. Nos aleja de nuestras actividades diarias y nos permite distraernos de nuestras tensiones, de manera que se trata de una actividad calmante y relajante en sí misma”.

Si eres una de esas personas a las que les encanta ver vídeos “desagradables” online, Jacobson asegura que ese hábito no tiene nada de malo.

“No es bueno ni malo. Las personas ven lo que les interesa y eso no es perjudicial”, apuntó.

Ann Heathcote, consejera y terapeuta de The Worsley Centre, propone otra teoría.

“Amamos los vídeos asquerosos porque activan uno de nuestros desencadenantes emocionales. El término ‘asqueroso’ es solo un sinónimo de ‘asco’. Nuestros cerebros se sienten naturalmente atraídos por cosas que nos disgustan ya que nos resultan intrigantes”, le explicó a Yahoo Reino Unido.

“También quieren descubrir algo nuevo, por lo que ver algo inusual es una oportunidad de aprender. En términos de aprendizaje, el asco funciona de la misma manera que el miedo. De hecho, vemos películas de terror en gran parte para experimentar esa emoción en un lugar seguro.

“Lo mismo ocurre cuando vemos esos vídeos ‘asquerosos’, podemos experimentar determinados eventos que normalmente no vivimos”.

Francesca Specter