Un teniente en activo denuncia abusos y presunta corrupción en el Ejército

David Martínez
El teniente Segura subraya que los abusos de los altos mandos son una constante

En el Ejército español hay abusos, falta de transparencia, una justicia que es de todo menos independiente y, en definitiva, componentes que reproducen a pequeña escala un “Estado medieval” donde los “señores feudales” que son los altos mandos campan a sus anchas. Ese es el panorama que describe el teniente en activo Luis Gonzalo Segura, que hoy ha presentado en Madrid el libro 'Un paso al frente', donde novela los “comportamientos pseudomafiosos” que asegura estar viendo desde que entró en las Fuerzas Armadas hace 12 años.

Segura sostiene que sus denuncias están apoyadas por muchos compañeros que no se atreven a hablar públicamente por temor a las “represalias” y que para nada son casos aislados, sino reflejo del funcionamiento cotidiano de una institución donde la “casta dominante” desoye “órdenes ministeriales”, disfruta de grandes privilegios e impone su ley sin cortapisas ni ningún tipo de contrapoder.

Entre los abusos detallados hoy por Segura se encuentran algunos que ya salieron a la luz -el caso de una capitana juez humillada por un coronel y expedientada tras investigar corruptelas- y otros nuevos como el de Inmaculada Ruiz, que fue expulsada de las Fuerzas Armadas después de clamar por el arresto que le impusieron por “fingir” una lesión cuando le extirparon los dos pechos por cáncer de mama. Estos hechos están a al orden del día, según el teniente, y la causa principal de que se den es que la justicia castrense no es independiente. Jueces, fiscales, secretarios judiciales y el resto de personal pertenecen al mismo cuerpo y siempre actúan favoreciendo el 'statu quo' y a los altos mandos, que a la postre son los que deciden los ascensos y califican a los subordinados. Ese círculo vicioso y esa endogamia es muy difícil de romper, continúa, y tiene también su reflejo en presuntos desmanes corruptos.

El teniente asegura que en 2010 se le encargó hacer un inventario del material informático que había y descubrió “un desfase del 25-35%”, cifrado en “millones de euros”, entre los recursos y el dinero que se registró como destinado a sufragar su adquisición. El militar dio parte de lo descubierto pero no le hicieron  “ni caso”, por lo que lo denunció a la justicia castrense. Igualmente, rechazaron su queja, alegaron “que no conocía” los detalles de lo que denunciaba y rehusaron incluso inspeccionar “la gran cantidad de documentación guardada en un disco duro” que tenía y que puso a disposición.

[Te interesa leer:"Unos 21.500 soldados habrán tenido que dejar el Ejército en diez años"]

“Es desesperante”, se lamenta, que no se investigue eso “ni los incrementos patrimoniales de ciertos altos mandos ni privilegios como el de vivir en pabellones militares que tienen ciertos generales o los clubes militares, campos de golf, etc... que están reservados al uso de oficiales, que son los que más recursos tienen”.

Apoyo de las asociaciones

Las principales agrupaciones de militares respaldan al teniente Segura en su cruzada personal y así lo han escenificado hoy acompañándole en la presentación de su libro, en el hotel Puerta de América de la capital. La Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME) -a la que pertenecen cuatro mil militares de todas las escalas y de los tres Ejércitos-, la Asociación Profesional de Suboficiales de las Fuerzas Armadas (ASFASPRO), la Asociación de Tropa y Marinería Española (ATME) y la Organización de Apoyo a la Tropa y Marinería (OATM) han mostrado su apoyo a Segura y o bien han participado en el acto o bien han excusado su ausencia. Por parte de la AUME han intervenido su presidente y su secretario general, Jorge Bravo y Mariano Casado, que han aplaudido la “valentía” del teniente. Bravo ha asegurado que es cierto que los militares tienen “menos derechos que el resto de los ciudadanos” y que están “cada vez más ahogados” en ese aspecto. Casado, por su parte, ha subrayado la “poca transparencia” y la “endogamia” de un cuerpo que debe “cambiar” y a cuya transformación “puede contribuir” el libro de Segura. Además, ha instado a estar “muy atento a lo que pueda pasar” en los próximos días con este militar, susceptible de sufrir sanciones por parte del Ejército.

El teniente Segura está convencido de que esas represalias llegarán y a ello achaca el nombramiento de un nuevo mando intermedio en el lugar donde está destinado, que sería el encargado de firmar la hipotética sanción evitándole así el trámite al teniente coronel. Además, ya le han eliminado los complementos salariales, rebajándole así el sueldo para este mismo mes, y le han llegado presiones de todo tipo, “ataques personales” que estudia denunciar y consecuencias como la soledad a la que ve abocado ahora en el cuerpo, pues tanto él como sus compañeros saben que quienes se sitúen en su entorno estarán en el punto de mira.

¿Teme su expulsión del Ejército? Se espera “cualquier cosa”, responde a este diario, pero cuenta con las represalias, con que como mínimo le impongan una sanción disciplinaria por cualquier motivo, algo “fácil” de hacer ya que es un procedimiento “interno”. El siguiente paso sería imputarle algún tipo de delito ante el juzgado y luego ya abrirle un expediente gubernativo para proceder a su expulsión. No descarta tampoco que recurran al “destino forzoso”. Para todo ello dice estar preparado este militar que repite una y otra vez que su objetivo es que “46 millones de españoles conozcan como funciona el mundo” al que pertenece. De momento, ya señala como sospechoso que le hayan hecho análisis de orina y de sangre la semana pasada, hecho ante el cual él se hizo uno propio “por si acaso” se les ocurre manipularlo y acusarle de tomar drogas. “Son capaces”, concluye.

Segura afirma que todo lo que pide es transparencia, “una auditoría” en el Ejército y que funcione como una institución “del siglo XXI”, con los soldados pudiendo “hablar y manifestarse libremente como hacen por ejemplo en Portugal o como hace aquí la Policía, que no es ninguna organización caótica por ello”. Es difícil conseguirlo, zanja, y “probablemente acabe trabajando en un McDonalds, pero habré hecho lo que tengo que hacer”.

Desde el ministerio de Defensa, mientras tanto, han eludido hacer valoración alguna del libro y de las denuncias de este teniente. Preguntado por lainformacion.com, el departamento también ha rechazado emitir una opinión sobre el apoyo que han dado las asociaciones de militares a Luis Gonzalo Segura.

Más noticias de Lainformación.com

Unos 21.500 soldados y marineros habrán tenido que dejar el Ejército en poco más de diez años por cumplir 45 años

Hallan el helicóptero siniestrado en Canarias a 2.362 metros de profundidad

Defensa pagará 3,2 millones a la empresa de EEUU que colabora en el rescate del helicóptero accidentado en Canarias

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines