Un policía puso música de Taylor Swift para evitar que activistas subieran un video a YouTube, pero solo logró hacerlo superviral

·4 min de lectura

¿Usó la policía música de Taylor Swift como una de “técnica” para reducir la difusión de críticas y demandas de activistas? Algunos dirían que sí, y todo ello fue una práctica más bien atolondrada de un oficial de un condado de California.

Hace unos días, activistas del Proyecto contra el Terror Policial (Anti Police-Terror Project) se congregaron frente al edificio de la corte del Condado Alameda, en Oakland, California, para observar la transmisión en línea de la audiencia judicial de un policía acusado de matar en 2020 al afroamericano Steven Taylor en un caso considerado de brutalidad policiaca.

Un oficial del Departamento del Sheriff del Condado Alameda interactúa con un activista del grupo Proyecto contra el Terror Policial. El policía hizo sonar una canción de Taylor Swift para tratar de evitar que el video de ese momento fuese subido a YouTube. (YouTube / Anti Police-Terror Project)
Un oficial del Departamento del Sheriff del Condado Alameda interactúa con un activista del grupo Proyecto contra el Terror Policial. El policía hizo sonar una canción de Taylor Swift para tratar de evitar que el video de ese momento fuese subido a YouTube. (YouTube / Anti Police-Terror Project)

Los activistas, de acuerdo al relato del periódico The Washington Post, portaban unos carteles que habían colocado sobre una pared del citado edificio y que luego, a instrucción de policías, retiraron de allí y los pusieron en las escaleras exteriores de la corte.

Entonces, policías volvieron a acercarse a ellos y les dijeron que debían retirar los carteles de las escaleras porque podrían causar que alguien tropezara. Eso hizo que se diera una discusión entre activistas y un oficial.

Los activistas grabaron esas interacciones en video, y mientras hacían las tomas con su cámara y hablaban con el oficial, ese policía sacó su teléfono celular y comenzó con él a reproducir, con el altavoz encendido, la canción ‘Blank Space’ de Taylor Swift.

El activista James Burch, sorprendido con ello, le preguntó al oficial: “¿Estamos teniendo una fiesta de baile?”.

Otros de los presentes se acercaron, narra el Post, para preguntarle al policía qué es lo que estaba haciendo. Entonces, el aludido, identificado como el sargento David Shelby, del Departamento del Alguacil del Condado Alameda, les dijo: “ustedes pueden grabar todo lo que quieran, solo sepan que no podrán subirlo a YouTube”.

Así, el oficial al parecer pretendía impedir que ese video fuera difundido a gran escala, y su manera de intentar de frenar su difusión fue hacer sonar la canción de Taylor Swift. Esto porque, se indicó, YouTube cuenta con un sistema automático que, al detectar música protegida por derechos de autor (copyright), previene que ese video sea cargado en su sistema.

Una activista le dijo al policía por qué si lo que ellos hacían era completamente legal él no quería que el video fuese subido a YouTube y, también, Burch luego le preguntó al oficial si eso era parte de una “regulación administrativa”, es decir si hacer sonar canciones con derecho de autor era un procedimiento aceptado por la policía para frenar la difusión de videos en YouTube.

“Yo solo estoy escuchando música”, les respondió Shelby.

Al final, si el oficial realmente trató de impedir que ese video fuera a dar a YouTube, su objetivo se frustró estrepitosamente, pues las imágenes del oficial haciendo sonar la música de Taylor Swift se volvieron virales en redes sociales. El video sí está disponible en YouTube, donde ha sido visto ya más de 210,00 veces. Y a ello hay que sumar las más de 785,000 vistas que ha sido visto en Twitter.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La propia oficina del Alguacil de Alameda debió aceptar que el asunto fue un tanto atolondrado y ridículo. “El oficial estaba tratando de verse listo, pero le salió el tiro por la culata… En vez de censurarlo, [el video] se volvió viral”, dijo el vocero de ese departamento policial, sargento Ray Kelly.

Y, en todo caso, así se haya tratado de hacer sonar una canción, los intentos de autoridades de censurar la libre expresión y la difusión de información son reprensibles.

Y no se trataría del primer caso de “censura musical” realizada, o intentada, por policías. El Post recuerda que, por ejemplo, un policía de Beverly Hills hizo sonar música con derechos de autor para, al parecer, evitar que el video de su interacción de una persona fuera subido a Instagram.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Al final, los policías en cuestión no solo se construyeron una imagen de ridículos censores, sino que habrían exhibido que la idea de recurrir a usar música con copyright para tratar de cortar el derecho de libre expresión de personas es, al menos, una práctica conocida entre los oficiales. Algo que, como señala el Post, es cuestionable en momentos en que la sociedad estadounidense demanda más transparencia y rendición de cuentas a las fuerzas del orden público.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente