Un niño de 8 años, refugiado y sin hogar, gana el campeonato de ajedrez del estado de Nueva York e inspira una recaudación viral

Noticias Internacional
Tanitoluwa Adewumi, de 8 años, ganó un gran premio esta semana. (Foto: GoFundMe)
Tanitoluwa Adewumi, de 8 años, ganó un gran premio esta semana. (Foto: GoFundMe)

Tanitoluwa Adewumi acaba de decir jaque mate.

A pesar de haber aprendido a jugar hace poco más de un año, el niño de 8 años de edad, refugiado y sin hogar proveniente de Nigeria, fue coronado Campeón de Ajedrez de Primaria del Estado de Nueva York en la categoría de kindergarten a tercer grado del 52 Campeonato Escolar del Estado de Nueva York. El estudiante de primaria, a quien todos conocen como “Tani”, quedó invicto en los campeonatos, donde superó a los oponentes de las mejores escuelas privadas que tenían tutores de ajedrez caros.

“Quiero ser el maestro de ajedrez más joven”, le dijo Tani al New York Times.

Tani va por buen camino para alcanzar esa meta puesto que el estudiante de tercer grado ya se ha dedicado en cuerpo y alma a mejorar su destreza en el ajedrez. Según informes, su madre, Oluwatoyin Adewumi, lo lleva a clases gratuitas de tres horas en Harlem todos los sábados, mientras que su padre, Kayode, le permite jugar al ajedrez online en su portátil todas las noches.

“Está muy motivado”, le confirmó su profesor de ajedrez en la escuela, Shawn Martínez, al New York Times. “Soluciona 10 veces más jugadas de ajedrez que un niño promedio. Él solo quiere ser el mejor”. Martínez estima que el niño podría alcanzar el título de maestro de ajedrez en uno o dos años. Hasta el momento, el maestro de ajedrez más joven ganó el prestigioso título a la edad de 12 años.

En apenas un año, desde que Tani descubrió el juego por primera vez, este genio del ajedrez ya ha ganado siete premios y se ha convertido en uno de los mejores jugadores del país en su grupo etáreo. Sin embargo, su camino para convertirse en el Campeón de Ajedrez de Primaria del Estado de Nueva York no ha sido fácil.

Tani y su familia huyeron en 2017 de su país natal, Nigeria, por temor a la persecución que estaban sufriendo los cristianos a manos de los terroristas de Boko Haram, informó el New York Times. Tras llegar a la ciudad de Nueva York en busca de asilo en Estados Unidos, junto a sus padres y su hermano mayor, la familia pronto se mudó a un refugio para personas sin hogar. Tani comenzó a asistir a la escuela primaria local de Nueva York P.S. 116, donde descubrió su pasión por este juego estratégico.

Tani le rogó a su madre, Oluwatoyin, que le permitiera unirse al club de ajedrez, pero su familia no pudo pagar los costos de la membresía. Cuando ella envió un correo electrónico al programa de ajedrez explicando su situación, Russell Makofsky, el hombre que supervisa el club de ajedrez de P.S. 116, decidió renunciar a los honorarios de Tani. Según Makofsky, el costo del club de ajedrez puede sumar algunos miles de dólares contando los viajes y los campamentos de ajedrez.

Poco después de que Tani ganara el torneo de Ajedrez de Primaria del Estado de Nueva York este mes, Makofsky puso en marcha una campaña en GoFundMe para ayudar a Tani y su familia mientras el pequeño se prepara para el campeonato nacional de primaria que se celebrará en mayo.

“¡Tani TIENE UN GRAN CORAZÓN!”, escribió Makofsky en la página de la campaña. “Mostremos todo nuestro CORAZÓN y ayudemos a la familia de Tani a conseguir un hogar donde pueda continuar su viaje”.

Desde que se creó la página en GoFundMe, el 15 de marzo, la campaña ha superado su meta de 50.000 dólares, recaudando más de 103.400 y la cifra sigue subiendo. Makofsky ha recibido innumerables notas en la que ofrecen trabajo a la familia nigeriana refugiada, servicios legales, lugares donde quedarse e incluso un vehículo para el padre de Tani, quien trabaja como conductor de Uber.

Aunque la familia Adewumi sigue viviendo en un refugio para personas sin hogar, Makofsky le dijo al New York Times que “Tani es muy rico, porque cuenta con la fortaleza, el amor y el apoyo de su familia”.

Añadió: “Nunca había visto a una persona que pudiera alcanzar ese nivel en apenas un año y llegar a ser el mejor de los mejores sin contar con el apoyo económico familiar”.

Paulina Cachero