Un militante muerto en Irak, donde continúan las protestas contra el gobierno

Las fuerzas antiterroristas iraquíes montan guardia frente a la embajada de Estados Unidos en Bagdad el 2 de enero de 2020

Un militante fue asesinado en Bagdad, indicó este jueves una fuente policial a la AFP, en momentos en que las manifestaciones en Irak contra el gobierno y su padrino iraní, eclipsadas durante dos días por un ataque contra la embajada estadounidense, entran en su cuarto mes.

Saadun Al Luhaibi, figura de la inédita revuelta lanzada el 1 de octubre, "fue abatido por balas en la cabeza por la noche en un barrio del suroeste de Bagdad", afirmó la fuente.

Esta revuelta popular, que ya ha dejado unos 460 muertos y 25.000 heridos, fue eclipsada el martes por un ataque llevado adelante por miles de combatientes y partidarios proiraníes en Irak contra la embajada estadounidense en la muy custodiada Zona Verde de Bagdad.

Los manifestantes denunciaban los ataques aéreos estadounidenses que abatieron a 25 combatientes proiraníes en la frontera con Siria y sólo se retiraron de la Zona Verde tras recibir una orden de Hashd Al Shaabi, coalición de paramilitares integrada al Estado.

Pero, las protestas contra el gobierno, que desde hace meses tienen lugar en Bagdad y otras ciudades para exigir el fin de la influencia de Teherán en Irak, continuarán a pesar de los asesinatos, secuestros y el ataque del martes, según sus partidarios.

Para Ahmed Mohamed Ali, que manifiesta en Nasiriya (sur), "lo que pasó en la embajada estadounidense es un intento de desviar las miradas de las manifestaciones populares que llevan ya tres meses".

"Pero nosotros continuamos, manifestamos por el cambio y esperamos lograrlo", agregó a la AFP.

En Diwaniya, una ciudad en el sur donde los manifestantes antipoder incendiaron de manera casi completa las sedes del Hashd y de los partidos gubernamentales, la protesta se mantenía y el movimiento de desobediencia civil bloqueaba las escuelas y la administración.