Un hacker le habló a través de la cámara de seguridad de su casa para alertarlo del riesgo que corría

Un hombre denunció que un hacker blanco le habló a través de su cámara de seguridad Nest Cam IQ. (Foto: Digital Trends)
Un hombre denunció que un hacker blanco le habló a través de su cámara de seguridad Nest Cam IQ. (Foto: Digital Trends)

Andy Gregg, un residente de Arizona, se encontraba en su patio trasero una noche cuando escuchó una voz que no reconocía. Rápidamente pensó que alguien había podido ingresar a su casa, pero no había sido el caso.

El lugar de donde venía la voz lo sorprendió: había alguien hablándole desde su dispositivo de seguridad Nest Cam IQ que se hallaba en la ventana delantera. Un hacker, que se había identificado como una buena persona, había logrado ingresar al sistema y llegar hasta Gregg.

“Siento mucho si te sobresalté o algo. Me doy cuenta de que esto es muy poco profesional, y lamento que sea un poco tarde para hacerlo”, dijo el hacker que aseguró ser un trabajador del grupo Anonymous Calgary de Canadá.

El hacker no podía ver imágenes desde su cámara o saber con exactitud dónde vivía, pero le aseguró que no sería un trabajo difícil para alguien que le dedicara el tiempo.

“Somos hackers blancos y estoy aquí para informarte sobre los riesgos que corres si algún hacker negro logra ingresar a tu plataforma”, dijo.

En el video del momento, que ha circulado por las redes sociales y que dura cerca de dos minutos, se puede ver cómo el hacker le dice a Gregg que conoce sus contraseñas, pero que no tiene malas intenciones.

La llamada había sido una alerta de la vulnerabilidad que tienen todos los dispositivos que están conectados a Internet.

“Básicamente te sientes vulnerable. Se siente como si te hubieran robado y hubiera alguien en tu casa. Ellos saben cuando estás allí. Ellos saben cuando te vas”, expresó Gregg, quien ya cambió sus contraseñas y desconectó la cámara.

El caso de Gregg ha ocurrido en múltiples ocasiones y en varias partes del mundo. Basta con tener un dispositivo con Internet para convertirnos en un blanco de los piratas cibernéticos, y no precisamente de aquellos que llegan para alertar sobre estos peligros.

Recientemente, una madre de Nueva York denunció que un extraño había hablado con su hija de apenas cinco años a través de la cámara interior de su casa y le había hecho preguntas personales sobre su rutina. Ahora ella vive con el miedo de que alguien pueda ingresar a su espacio privado.

En esta ocasión, la cámara en discordia también era una Nest, dispositivo que pertenece a la empresa matriz de Google, Alphabet. La compañía ha dicho en un comunicado que recomienda a sus clientes que utilicen la autentificación de dos factores para una mayor tranquilidad.

Pero más allá de los consejos de seguridad de las empresas y de los propios expertos, hay quienes aseguran que es vital leer cada instrucción de estos dispositivos para saber cómo mantenerlos al día con las últimas actualizaciones.

“Compramos cosas, son geniales o nos hacen la vida más fácil, y no pensamos en las implicaciones de seguridad. Para que un consumidor pueda proteger sus dispositivos, básicamente tiene que ser un experto en seguridad”, dijo Georgia Weidman, fundadora de la empresa de seguridad Shevirah.

Pero, ¿cómo podemos ser más cuidadosos si nuestras vidas ya dependen de aparatos como Alexa, Google Home, Amazon Cloud Cam y de los móviles, que además, se han vuelto populares entre cualquier tipo de consumidor?

La respuesta, según varios expertos, es no dejar de estar atentos y entender cuáles son los riesgos reales que existen cuando se lleva este tipo de tecnología hacia nuestros hogares.