Un conductor de autobús escolar fallece al volante pero antes consigue salvar a todos los niños

Manuel ha muerto como un héroe. Este conductor de 46 años se encargaba de una ruta escolar en la que todos los días trasladaba a niños desde el pueblo de Cantillana a Brenes, en la provincia de Sevilla. El pasado 14 de febrero, mientras trabajaba, empezó a sentirse mal. Notó un dolo en el pecho, y sabía que lo que le estaba pasando era grave. Por eso pidió ayuda al monitor que estaba controlando a los menores y le cedió el volante justo en el último momento antes de que se desplomara al suelo.

El autobús accidentado (Twitter)

Gracias a esta maniobra, el vehículo pudo salirse de la carretera de forma controlada y frenar en el campo. Todo sucedió a las 17 horas en el kilómetro 10 de la carretera a-462 a la altura del municipio de Carmona.  Y aunque dio la casualidad de que una ambulancia pasó por allí y se detuvo a tender al conductor, nada se pudo hacer para salvarlo. 

Manuel fue la única víctima de un accidente que pudo haber sido una auténtica tragedia. Además del monitor y del conductor, en el microbús iban 8 niños, de los que finalmente solo uno resultó herido de levedad: fue por un golpe al caerse del asiento tras el volantazo del monitor.

La heroica acción de Manuel ha recibido el aplauso del ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, quien ha publicado el siguiente mensaje en su cuenta de Twitter:


 

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines