Un concejal de Cádiz robó al menos 16 toneladas de leña a su Ayuntamiento

Fueron, según la Fiscalía Anticorrupción de Cádiz, entre 16 y 30 toneladas de leña las que acabaron en una finca propiedad de su padre y no en instalaciones municipales como debía haber ocurrido. Una cantidad de madera de la que Francisco Muñoz, el que fuera concejal de Arcos de la Frontera (Cádiz) en 2013, cuando ocurrieron los hechos, se apropió de manera indebida. Por ello se enfrenta ahora a una posible pena de prisión que podría llegar a los 27 meses.

La apropiación de la madera municipal se produjo en 2013, cuando este concejal de Arcos de la Frontera, en Cádiz, ocupaba la cartera de Medio Amiente. (Foto: Getty Images)

La denuncia vino por parte de un trabajador de la delegación de Parques y Jardines de la localidad. Cuando se percató de que había algo raro en tanto trasiego de leña de un lado para otro, dio aviso a la Fiscalía. Según se relata en el escrito del fiscal, al que ha tenido acceso El País, la madera procedía de la tala de 500 cipreses que había que quitar del camping municipal para llevar a cabo una reforma del mismo.

El propietario de esta madera era el Ayuntamiento y su destino era el de ser utilizada para las hogueras que se realizan en el pueblo en distintas fiestas y celebraciones. En lugar de eso, y aprovechándose de su cargo como delegado de Medio Ambiente, Múñoz ordenó a empleados municipales que cortasen la leña más pequeña y que la trasladasen donde les indicó.

“Utilizó empleados municipales para que cortasen la leña en trozos más pequeños de lo habitual para que entrasen en su chimenea”, argumenta el fiscal Manuel Luis Arjona en su texto. Eso fue en 2013, cuando estaba en el Gobierno. Ahora, aún en las filas del partido local Alternativa Independiente Progresistas (AI-Pro), se encuentra en la oposición.

Anticorrupción ha podido constatar entre ocho y diez viajes cargados con “entre 2.000 y 3.000 kilos de leña”. Traducido en euros, la cuenta sería de unos 2.240 euros más los 480 euros de los traslados, por los que están imputados también los dos trabajadores municipales, J.M.S.M. y A.J.R., que le ayudaron. Ellos están acusados de haber ‘camuflado’ las facturas entre otras municipales para justificar los ingresos percibidos.

A la espera de que el juzgado ponga fecha para el juicio, la Fiscalía acusa a Muñoz de malversación de caudales públicos, falsedad de documento mercantil y prevaricación, con una posible suma de la condena por todos ellos de 27 meses de cárcel y ocho años y medio de inhabilitación para cargo electo.

En el caso de los encargados de los portes, se enfrentan a una acusación por falsedad documental y cooperación en los delitos de malversación y prevaricación. Piden para ellos una pena de 25 meses e inhabilitación para cargo electo de seis. Además, el Fiscal solicita una indemnización al Ayuntamiento de 2.270 euros por las pérdidas.