Un año en la vida de Donald Trump y del país

El presidente electo republicano Donald Trump saluda a la multitud en el Hilton Midtown de Nueva York durante su discurso de agradecimiento en el acto posterior a las elecciones en la madrugada del 9 de noviembre de 2016 (Foto: Mark Wilson / Getty Images).

Cuando hace un año Donald Trump se convirtió en presidente electo, sus exultantes partidarios y sus alicaídos detractores tenían dos ideas bien diferentes sobre en qué se convertiría el presidente.

Los que iban subidos al tren de Trump eligieron a un presidente que había declarado: “Solo yo puedo arreglarlo”; y le tomaron la palabra.

Proporcionaría una “gran atención sanitaria por una parte del costo”. Sería el “mejor presidente para el trabajo que Dios haya creado” trayendo de vuelta a empresas moribundas como las mineras y las carboneras. Él “reconstruiría” el ejército de Estados Unidos y “cuidaría” a los veteranos. Su “gran y bonito” muro a lo largo de la frontera detendría la inmigración ilegal, y se prohibiría la entrada al país de los refugiados sirios.

A aquellos que se opusieron al candidato Trump les horrorizaba la posibilidad de que llegase a asumir el cargo. Para ellos, Trump había hecho campaña planteando una visión distópica de Estados Unidos, y sus promesas ‒tomar medidas enérgicas contra la inmigración, revertir las políticas de Obama y seguir la agenda de una aislada “América primero”‒ eran más bien amenazas. Predijeron la posibilidad de una guerra atómica, una posibilidad que Trump ha hecho poco por evitar con sus provocaciones al irascible líder de Corea del Norte

De estas dos visiones opuestas sobre la presidencia de Trump, ninguna ha sido completamente confirmada por los hechos. Era poco realista esperar que revocase y reemplazara el Obamacare el “primer día” de su mandato, pero ahora ya estamos en el día 291 y seguimos contando. Su promesa de impulsar una enmienda constitucional que fije límites a los términos de los miembros del Congreso parece haber caído en el olvido, junto con terminar con la de terminar con las zonas libres de armas cerca de las escuelas. La bajada de impuestos y el gasto en infraestructura, iniciativas insignes durante la campaña, se encuentran respectivamente en marcha y con palos en las ruedas.

Sin embargo, Trump ha estado bastante ocupado en la Casa Blanca, cuando no juega al golf. Aquí va una lista no exhaustiva de sus logros y decepciones:

_____

Nombramientos judiciales

El presidente Donald Trump aplaude al nuevo juez de la Corte Suprema Neil Gorsuch durante la ceremonia pública de toma de juramento de este último en el Rose Garden de la Casa Blanca, Washington, el 10 de abril de 2017 (Foto: Evan Vucci / AP).

Una de las primeras victorias concretas de la administración Trump, y una de las que la Casa Blanca sigue citando como prueba de su eficacia, fue la confirmación de Neil Gorsuch para la Corte Suprema. Cuando murió el juez Antonin Scalia en febrero de 2016, los senadores republicanos llegaron a negarse a tener una audiencia con el candidato del presidente Obama, Merrick Garland. Durante la campaña, Trump hizo pública una lista de candidatos, junto a la promesa a los republicanos de que el sustituto de Scalia sería alguien afín. A las pocas semanas de su toma de posesión, eligió a Gorsuch, quien fue confirmado en abril.

Además de la Corte Suprema, Trump ha apuntalado los bancos federales con sus elecciones. Tras cuatro confirmaciones, la semana pasada, Trump agradeció al líder de la mayoría en el Senado Mitch McConnell por ayudar a confirmar a los jueces federales “en un tiempo récord”, lo cual ‒decía‒ equivalía a que los tribunales “¡cambien rápidamente a mejor!”

_____

Incapacidad para revocar y sustituir el Obamacare

Una de las promesas más distintivas en la campaña de Trump era un sistema de salud de calidad para todos los ciudadanos a un costo reducido. Esto se cumpliría, afirmó reiteradamente, mediante la revocación y reemplazo de la Affordable Care Act, la insigne legislación de Obama en materia de asistencia sanitaria. Aunque Trump y muchos congresistas republicanos hicieron campaña, al menos en parte, a favor de una plataforma para derogarla y sustituirla, sus intentos se han pospuesto luego de una serie de derrotas.

Un proyecto de ley de la Cámara de Representantes fue retirado en marzo por Paul Ryan, presidente de esta misma cámara y representante por Wisconsin, debido a la falta de apoyo. En mayo, la Cámara aprobó un proyecto de ley, y Trump organizó una celebración precipitada en el Rose Garden de la Casa Blanca. Sin embargo, el Senado lo rechazó y optó por escribir su propia versión. En julio, los senadores republicanos Susan Collins, John McCain y Lisa Murkowski hicieron un último esfuerzo, y el líder de la mayoría en el senado Mitch McConnell dijo que era “momento de avanzar” hacia otras partes de la agenda del Partido Republicano. Los senadores Lindsey Graham y Bill Cassidy sintieron que había una última oportunidad y presentaron su proyecto de ley de derogación en septiembre, pero nunca se hizo la votación debido a que no obtuvo los apoyos necesarios.

_____

El despido de Comey y el nombramiento de Mueller

El exdirector del FBI James Comey prestando juramento en una sesión de la Comisión de Inteligencia del Senado en el Capitol Hill, Washington, el 8 de junio de 2017 (Foto: Alex Brandon, Pool / AP).

En mayo, Trump despidió súbitamente al director del FBI James Comey, quien se había convertido en el cuco de los demócratas por sus actualizaciones públicas sobre la investigación del uso por parte de Hillary Clinton de un servidor de correo privado mientras ejercía su cargo como secretaria de estado.

Inicialmente Trump citó un memorando del Departamento de Justicia que criticaba la forma de llevar la investigación por parte de Comey como razón para su destitución, pero más tarde admitió que ya había decidido despedir a Comey e insinuó en una entrevista concedida a la NBC News que “ese tema de Rusia con Trump y Rusia” había influido en su decisión.

Mientras tanto, Comey había estado tomando notas de sus interacciones con el presidente, incluida una conversación en la que supuestamente Trump dijo: “Necesito lealtad, espero lealtad”. Lo más deplorable es que Comey afirmó que Trump le había pedido que calmara al exasesor de seguridad nacional Mike Flynn. Tras su destitución, Comey testificó diciendo que le dio dos memorandos a un amigo para filtrarlos a los periodistas con la esperanza de que forzara la designación de un abogado especial. Poco después de que Comey fuese despedido y que el New York Times publicara el contenido de los memorandos, se eligió a Robert Mueller para dirigir la investigación sobre la injerencia rusa en las elecciones presidenciales.

Mueller ha presentado cargos federales contra Paul Manafort, expresidente de campaña de Trump, y Rick Gates, diputado y socio comercial de Manafort. George Papadopoulos, exasesor de política exterior, ya se ha declarado culpable de mentir al FBI sobre sus contactos con Rusia.

_____

Presión continua sobre ISIS y bombardeos en Siria

Trump prometió “bombardear hasta que se c***” a ISIS durante la campaña, y ha hecho avances para derrotar a la organización terrorista. En octubre, las fuerzas lideradas por los Estados Unidos declararon el final de las “operaciones militares más importantes” en la recuperación Al Raqa, Siria, la presunta capital del “Estado Islámico” proclamada por ISIS.

Trump dijo que la captura de Al Raqa significa que “el final del califato de ISIS está a la vista”, y pidió crédito para lograr la victoria. Sin embargo, el exsecretario de defensa Ash Carter negó que la administración Trump hubiera cambiado de forma radical las tácticas militares de Estados Unidos para combatir a ISIS. Dijo que la captura de Al Raqa fue el resultado de un plan que “se gestó hace dos años y que ha sido ejecutado casi de la misma forma y con el mismo calendario previsto en ese momento”.

Aun así, Trump se apartó de la política de la era Obama autorizando un ataque con misiles a una base aérea siria en represalia por un ataque con armas químicas que mató al menos a 80 personas y que dejó unas imágenes horripilantes de civiles con problemas para respirar y moviéndose con espuma en la boca. La acción contra la base aérea desde donde se lanzó el ataque constituyó una escalada en la implicación estadounidense, pues hasta entonces no se había producido ninguna acción militar directa contra el gobierno sirio.

_____

Salidas del Ala Oeste y del Gabinete

Arriba, de izquierda a derecha: Reince Priebus, Steve Bannon y Tom Price; abajo, de izquierda a derecha: Anthony Scaramucci, Sean Spicer y Michael Flynn (Fotos: Mike Theiler, Jim Watson, Micholas Kamm, Chris Kleponis / AFP / Getty Images).

El equipo que rodea hoy a Trump en la Casa Blanca es marcadamente diferente al que comenzó su mandato en enero. El asesor de seguridad nacional Mike Flynn renunció en solo tres semanas, después de que saliera a la luz que había discutido las sanciones de Estados Unidos con el embajador ruso y que había mentido al vicepresidente sobre esos contactos. Otras salidas sonadas de la Casa Blanca fueron la de la jefa adjunta de personal Katie Walsh, la del director de comunicaciones Mike Dubke, la del secretario de prensa Sean Spicer y su ayudante Michael Short, el jefe de personal Reince Priebus, la del director de comunicaciones Anthony Scaramucci, la del responsable de estrategia Steve Bannon y la del asistente adjunto del presidente Sebastian Gorka. El secretario de salud y servicios sociales Tom Price renunció tras las informaciones de Politico en las que se revelaba que había gastado más de 1 millón de dólares de dinero de los contribuyentes para pagarse vuelos en aviones privados.

_____

Agitación en la EPA

Los nombramientos de Trump han renovado y encogido varias agencias del Gabinete. En su antiguo trabajo como fiscal general de Oklahoma, Scott Pruitt denunció a la Agencia de Protección Ambiental (EPA) 13 veces antes de ser contratado para dirigirla. Ha intentado transformar la EPA reduciendo su impronta regulatoria y excluyendo a los grupos ambientalistas del ámbito de formulación de políticas en beneficio de ejecutivos y lobistas del sector industrial. Un artículo de agenda diaria del New York Times reveló que Pruitt “ha celebrado reuniones consecutivas, sesiones informativas y conferencias casi todos los días con altos ejecutivos corporativos y lobistas de los principales sectores económicos que él regula, y casi ninguna reunión con grupos ambientalistas, consumidores o defensores del sistema de salud pública”.

_____

Retirada del acuerdo climático de París y del Acuerdo Transpacífico

Como candidato, Trump denunció que el enfoque de la anterior administración sobre asuntos internacionales era débil y prometió hacer mejores “tratos” para el país. Él aúna esfuerzos en estos dos ámbitos: el acuerdo climático de París y el Acuerdo Transpacífico.

Días después de la investidura, Trump firmó una orden ejecutiva para retirar a Estados Unidos del TPP, un acuerdo negociado con Obama en el poder. Técnicamente, sin embargo, el acuerdo aún no estaba vigente y debía ser aprobado por el Congreso.

Trump también sacó a los Estados Unidos del acuerdo climático de París, un acuerdo de 2015 que fijó objetivos voluntarios para que los países redujeran las emisiones nocivas. Cuando Trump anunció la retirada de los Estados Unidos, los únicos países que no formaban parte del acuerdo eran Nicaragua y Siria. Ambos se sumaron a partir de entonces, lo cual dejó a Estados Unidos como el único país no miembro.

_____

Enredos con los tribunales

El presidente Trump habla en el encuentro de invierno organizado por la Major Cities Chiefs Association y la Major County Sheriff’s Association en Washington, D.C., el 8 de febrero de 2017. Atacó a los jueces federales, calificándolos de “tan politizados” como un tribunal de apelaciones y consideró la posibilidad de restablecer su polémica restricción de viajes para refugiados y ciudadanos de siete países de mayoría musulmana (Foto: Saul Loeb / AFP / Getty Images).

La agenda de Trump se ha estancado en gran parte en el Congreso, el cual no ha aprobado los proyectos de ley sobre el sistema sanitario, las infraestructuras o la bajada de impuestos, y ha recurrido a la acción ejecutiva para avanzar en otras de sus prioridades.

En particular, Trump ha intentado implementar tres versiones de su restricción de viajes, que prohibía el ingreso a Estados Unidos de refugiados sirios y ciudadanos de varios países de mayoría musulmana. Después de que un fallo judicial anulara la primera versión, Trump firmó lo que llamó “una versión aguada políticamente correcta” que duraría 90 días. Tras expirar esta segunda versión, se fijó otra normativa para sustituirla, la cual habría prohibido la entrada de viajeros de Siria, Libia, Irán, Yemen, Chad, Somalia, Corea del Norte y Venezuela. Un juez de un tribunal del distrito de Hawái mantuvo una parte de la orden ejecutiva, dejando vigentes las restricciones de viajes de Corea del Norte y Venezuela.

Trump anunció en Twitter que el ejército de Estados Unidos no daría cabida a soldados transgénero, pero un juez federal dictaminó que debe mantenerse la política actual. La postura de la administración Trump, dijo el juez, era una señal de la “desaprobación de la gente transgénero en general”, y agregó que prohibir y expulsar a soldados transgénero tiene efectos más negativos sobre el ejército que dejarlos servir.

_____

Recuperación de la bolsa y caída del desempleo

Trump hizo campaña en parte legitimado por su visión para los negocios y su comprensión del mundo financiero. De hecho, el mercado bursátil ha subido y el desempleo ha caído desde que asumió el cargo.

El aumento del 20% en el S&P 500 y del 30% en el Dow ha llevado a los mercados a récords históricos, y el presidente dijo recientemente con claridad lo siguiente: “La razón por la que a la bolsa [de Estados Unidos] le ha ido tan bien, soy yo”.

De forma similar, el desempleo ha bajado al 4,1%, a pesar de que Trump se había mostrado escéptico anteriormente con las cifras de empleo; antes de que pudieran serles atribuidas a él.

_____

Escalada de tensiones con Corea del Norte

En esta fotografía hecha el 4 de julio de 2017 y publicada por la Agencia Telegráfica Central de Corea (KCNA) el 5 de julio de 2017 aparece el líder norcoreano Kim Jong-un (C) celebrando el éxito de la prueba de lanzamiento de un misil balístico intercontinental Hwasong-14 en un lugar desconocido (Foto: STR / AFP / Getty Images).

Trump y el líder norcoreano Kim Jong-un se han provocado de forma reiterada y recíproca, con este último ordenando numerosas pruebas de misiles, incluidas algunas que han sobrevolado territorio japonés. También intercambiaron insultos verbales: Trump calificó a Kim de “pequeño hombre misil”, y Kim reaccionó con el arcaico “viejo chocho”. Además, Trump ha socavado los esfuerzos diplomáticos del secretario de estado con Corea del Norte, llegando a tuitear que Tillerson está “perdiendo el tiempo intentando negociar” con Kim. Un día después del aniversario de su elección, Trump estaba en Corea del Sur, alertando a Pyongyang que la agresión hacia el país del sur sería un “error de cálculo fatal”, al tiempo que promocionaba un nuevo campo de golf en su resort de Nueva Jersey.

Gabby Kaufman

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines