Un afroamericano se hace pasar por supremacista blanco en Internet (y esto fue lo que aprendió)

WTB

Theo Wilson es un poeta y activista afroamericano que utiliza YouTube para explicar la historia desde la perspectiva de su raza. Sus vídeos son didácticos y están cargados de política. Y por eso suelen atraer a la gente equivocada. Los comentarios que le suelen dejar están plagados de insultos, falsa información y amenazas. Los dejan los llamados ‘supremacistas blancos’, esos descendientes ideológicos de los nazis que intoxican Internet con sus ideas ultraderechistas y racistas.

Cansado de ver cómo sus vídeos se llenaban de este contenido xenófobo sustentados por hechos erróneos, mentiras o directamente maldades -como que la esclavitud fue un favor de los blancos a los negros, que les sirvió para adaptarse al primer mundo-, Wilson decidió hacerse pasar uno de estos nazis e internarse en su mundo.

Theo Wilson (YouTube)
Theo Wilson (YouTube)

Tal y como cuenta en una charla TED, en 2015 creó el alias Lucious25 y se dedicó a comentar vídeos de extrema derecha de YouTube y a interactuar con otros nazis. Y lo que aprendió fue de lo más descorazonador… pero también fue muy útil para comprender los engranajes de la mente de los más racistas.

“Todavía hay gente que cree que los negros no son seres humanos completos”, asegura en una entrevista concedida a The Washington Post. “Consideran que sus rasgos son más propios de los monos y que el color de su piel es un signo de primitivismo”.

Para Wilson, el germen del racismo de estas personas se encuentra en su situación económica. “Muchos de ellos no aceptan que viven en un país en el que tienen menos oportunidades que las que tuvieron sus padres. También dudan de lo que sirve el multiculturalismo, o tienen dudas simples como por qué solo los negros pueden usar la palabra ‘nigger’ para hablarse entre ellos”.

Wilson se acercó a este lado oscuro de Internet no con la intención de reírse o de boicotear a los extremistas, sino también para entender sus motivaciones o incluso para empatizar con ellos. “Creo que es justo decir que la gente de izquierdas presume de ser tolerantes pero que no lo son con aquellos que tienen valores más conservadores. Ellos creen en Dios con todo su corazón. Y muchos de ellos no pueden entender cognitivamente que un hombre bese a otro hombre. Pero esto no significa que vayan a cometer un crimen”.

El poeta asegura que Internet, que tanto ha hecho por unir a las personas y conocer otras realidades, no está ayudando en nada a los supremacistas blancos que básicamente han encontrado en la Red herramientas para reforzar sus creencias en vez de cuestionarlas. “El racismo es una jaula confortable y la tecnología no ayuda a salir de ella. Debemos ser valientes y mantener conversaciones cara a cara con ellos, huyendo de la seguridad que da escribir desde casa con el portátil”.