La ultraderecha alemana se querella contra Scholz por llamarles prorrusos

Berlín, 14 nov (EFE).- El partido ultraderechista Alternativa por Alemania (AfD) se querelló hoy ante el Tribunal Constitucional contra el canciller alemán, Olaf Scholz, por declaraciones en que éste se refirió a la formación como "partido de Rusia".

La AfD considera que con ello el canciller "difamó" al partido e infringió también su deber de neutralidad en tanto que representante de un órgano del Estado, además de haber contravenido el derecho del partido a formular preguntas en el pleno.

Con ello, Scholz envía "una señal fatal para cultura democrática" que debe tener "consecuencias legales", argumentó según un comunicado el asesor jurídico del grupo parlamentario de la AfD, Stephan Brandner.

"Con su desprecio de su deber de neutralidad como órgano ejecutivo del Estado hacia el grupo parlamentario de la AfD y de los millones de ciudadanos que representamos, así como del principio de buena fe, Scholz socava la confianza en nuestra democracia parlamentaria" arguyó.

El pasado mes de julio, un diputado de la AfD preguntó a Scholz por qué no emprendía los pasos necesarios para la puesta en funcionamiento del gasoducto Nord Stream 1, cuyo proceso de certificación fue paralizado por Alemania después de que Rusia reconociese a las repúblicas separatistas ucranianas de Donetsk y Lugansk.

"La AfD no es sólo un partido populista de derechas, sino también el partido de Rusia", replicó el canciller.

La formación ultraderechista ya salió victoriosa en un proceso similar, tras haber acudido al tribunal con sede en Karlsruhe (sur de Alemania) con una querella contra la predecesora de Scholz, Angela Merkel.

En 2020, la entonces canciller calificó de "imperdonable" que el político liberal Thomas Kemmerich hubiese sido elegido primer ministro del "Land" de Turingia con los votos de su partido, la Unión Democristiana (CDU) y de la AfD y habló de "un mal día para la democracia".

El Tribunal Constitucional falló en junio que los comentarios de Merkel habían sido realizados "de forma unilateral y partidista" contraviniendo la igualdad de oportunidades de los partidos en la competición política.

Según la sentencia, los políticos deben mantener el imperativo de la neutralidad estatal cuando se pronuncian en su papel de miembros del Gobierno.

(c) Agencia EFE