La última medida de Vladímir Putin muestra que las cosas no le están yendo nada bien

·3 min de lectura

Aunque ya no recibe tantos focos como al principio, la guerra de Ucrania sigue su curso y las tropas rusas y ucranianas siguen luchando por el control del territorio. Un conflicto que ya supera los tres meses y en el que las tropas de Vladímir Putin han ido variando sus objetivos ante la férrea resistencia de los invadidos.

Así, si en los primeros compases el ataque se dirigió contras las principales ciudades, entre ellas la capital, Kiev, la falta de avances hizo que Moscú centrara su ofensiva en la región del Donbás. Ahora, las nuevas noticias que llegan desde Rusia hacen pensar que su presidente no está muy contento con la manera en la que está transcurriendo la guerra y está decidido a poner toda la carne en el asador.

Vladímir Putin, presidente ruso. (Photo by MIKHAIL METZEL/SPUTNIK/AFP via Getty Images)
Vladímir Putin, presidente ruso. (Photo by MIKHAIL METZEL/SPUTNIK/AFP via Getty Images)

Y es que Putin ha decidido firmar una ley que elimina el límite de edad de los soldados profesionales. Hasta ahora, el Ejército imponía que se podía reclutar rusos de entre 18 y 40 años y extranjeros de entre 18 y 30, pero la nueva medida permite que se alisten en las Fuerzas Armadas personas que superen esas edades y que estén en edad de trabajar, hasta los 65.

Rusia está vendiendo esta decisión como un movimiento para poder contar con más especialistas técnicos. Tal y como revela BBC, la nueva ley señala que los especialistas deben operar armas de alta precisión y se considera que los profesionales están más experimentados en torno a los 40 o 45 años. También se espera la contratación de médicos, ingenieros y expertos en comunicaciones.

Sin embargo, el momento en el que llega esta medida, tras tres meses de guerra, y la poca información que hay sobre los avances en el conflicto por parte de Rusia, levantan las suspicacias y hacen pensar que Putin necesita imperiosamente más personal ante las bajas que está sufriendo.

El 25 de marzo Rusia admitió que había perdido en combate 1.351 efectivos y desde entonces no ha actualizado las cifras. Ucrania asegura que han caído unos 30.000 soldados, mientras que la inteligencia británica se queda en 15.000. Lo que parece claro es que la guerra le está saliendo muy cara a Moscú y que necesita refuerzos.

El Donbás es ahora el gran objetivo de Vladímir Putin. (Photo by ARIS MESSINIS/AFP via Getty Images)
El Donbás es ahora el gran objetivo de Vladímir Putin. (Photo by ARIS MESSINIS/AFP via Getty Images)

De hecho, el Ministerio de Defensa admitió en marzo que había enviado al frente a algunos reclutas, es decir, jóvenes que estaban haciendo el servicio militar obligatorio. Los analistas militares recuerdan que Rusia tiene unos 900.000 efectivos en sus Fuerzas Armadas y 400.000 son soldados profesionales, pudiendo además movilizar a dos millones de reservistas.

Una fuerza colosal que, sin embargo, está teniendo muchos problemas para doblegar al Ejército ucraniano, compuesto por 200.000 tropas activas y 900.000 reservistas. Cabe recordar que la ley marcial prohíbe a los hombres de 18 a 60 años salir del país y deben quedarse y luchar. Son, por tanto, las mujeres, los niños y los ancianos el grueso de los refugiados que han abandonado Ucrania.

Con esta maniobra, parece que Rusia está decidido a aumentar su ofensiva sobre Ucrania. Está por ver cómo evolucionan las próximas semanas y si Putin informa finalmente de las vidas perdidas en el campo de batalla, aunque no parece probable.

EN VÍDEO I Se casa un mes después de perder las dos piernas por una mina del ejército ruso y comparte el vídeo en redes

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente