UGT pide incentivar la demanda y ampliar los ERTE para salvar al automóvil

Madrid, 21 may (EFE).- La Federación de Industria, Construcción y Afines de UGT (UGT-FICA) ha instado este jueves al Gobierno a que "actúe" para salvar al sector automovilístico del impacto causado por la pandemia, y apueste por ayudas que incentiven la demanda, primando los vehículos de producción nacional.

En rueda de prensa, el secretario general de la Federación, Pedro Hojas, ha asegurado que el sector necesita una "ampliación clarísima" de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) para evitar que el desempleo se "incremente de una manera gravísima", y ha insistido en que el futuro del automóvil requiere apostar por la innovación, el desarrollo y la investigación.

Para Hojas, la crisis del coronavirus ha desencadenado "una tormenta perfecta" en un sector de calado para la economía nacional -su cadena de valor representa en torno al 15 % del producto interior bruto (PIB)-, que ya de antes venía atravesando "situaciones muy complicadas" debidas, en parte, a los retos de la nueva movilidad.

En este contexto, ha reclamado el apoyo de las Administraciones a estas empresas, "que tienen que notar el calor de un país que se juega muchísimo en el sector de la automoción", y ha pedido al Ministerio de Industria "que pase de las buenas palabras a los hechos" y defienda dentro del Gobierno las peticiones del sector.

Entre las medidas solicitadas por la Federación está la de ampliar la prórroga de los ERTE por fuerza mayor, que en principio expira el próximo 30 de junio.

Al respecto, UGT-FICA propone una "figura extraordinaria" que permita ahorrar costes a las arcas públicas gracias a la desescalada en los beneficios fiscales de las empresas, de modo que "al segundo y tercer mes, en vez de tener una exención del 75 % se pase al 50 %", y así progresivamente.

Asimismo, plantea la necesidad de "incentivar la demanda", principalmente de los vehículos producidos en España, a través de incentivos que "no hagan distinción en el modo de propulsión", ya que "somos un país de motores diésel y gasolina, que cumplen con todos los criterios y emiten mucho menos a la atmósfera".

Estas ayudas, por tanto, "tienen que ser para todos los vehículos, no sólo para los eléctricos", ha reiterado Hojas, que apuesta por "aprovechar estos momentos de parón" para que los trabajadores del automóvil continúen con su formación de cara a la transformación del sector.

Mención especial ha dedicado el secretario general de la Federación a las medidas puestas en marcha por otros países como "Francia, que habla de inyectar más de 5.000 millones de euros en Renault, o Alemania, con ayudas directas a los fabricantes".

Estos impulsos "permiten a los gobiernos incidir en las decisiones de los grupos, pero ayudan a las empresas a ser más competitivas".

También preocupan al sindicato, que advierte de que "sería gravísimo" para la economía española que compañías como Renault trasladaran la producción de sus cuatro plantas en España a Francia para poder acceder a tal inyección.

Por ello, exigen a las autoridades, especialmente a las comunitarias, que impidan actos de "soberanía industrial" que no permitirían a España mantener el sector de la automoción como se entiende hasta el momento.

En paralelo, desde UGT-FICA abogan por "generar un entorno de decisión amable" en el que las sedes centrales de los grupos sigan viendo a España como "un país atractivo para invertir".

"Tenemos que seguir apostando por encontrar entre todos la mejor solución para que España siga siendo el país que ya demostró ser en la crisis anterior", ha recalcado Hojas, que ha marcado como objetivo mantenerse como "el segundo país de la Unión Europea en producción automovilística".

(c) Agencia EFE