La UEFA encarga investigar el caos y la violencia en la final de la Champions en Saint-Denis

·1 min de lectura

La UEFA ha encargado un informe independiente sobre el caos y la violencia que rodearon la final de la Liga de Campeones del sábado en París.

Se produce después de varios días en los que los aficionados del Liverpool y las autoridades francesas se han culpado mutuamente de los disturbios que obligaron a retrasar el inicio del partido contra el Real Madrid.

El lunes se reunieron de urgencia las autoridades francesas que intervinieron en la organización y denunciaron el fraude masivo en la venta de entradas.

La ministra de Deportes de Francia, Amélie Oudéa-Castéra, dijo que "el gran eje central es tratar de entender bien qué pasó en ese fraude masivo de entradas y por qué en un número tan grande".

Pero los aficionados del Liverpool, incluido un diputado local que estuvo en el partido, culpan a la policía y a la falta de personal de la UEFA.

"Una vez que llegamos allí vimos miles de aficionados haciendo cola para entrar, no había torniquetes abiertos, y todo lo que se podía ver alrededor del estadio eran colas masivas, sin que nadie pudiera acceder, y, obviamente, cada vez peor y peor la situación. Y fuimos testigos de cómo la policía lanzaba gases lacrimógenos y rociaba con gas pimienta a la gente que tenía entradas", asegura Ian Byrne, diputado laborista del Liverpool West Derby.

Reino Unido pide una investigación profunda porque entre 30.000 y 40.000 aficionados británicos acudieron al estadio con entradas falsas.

Decenas de españoles denunciaron atracos y una enorme inseguridad en los alrededores de Saint-Denis con presencia de "bandas organizadas".

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente