La UE no quiere que el Reino Unido permanezca en la salvaguarda, asegura May

Seguidores a favor del "brexit" se manifiestan a las afueras del Parlamento en Londres, Reino Unido, hoy, 5 de diciembre de 2018. EFE

Londres, 5 dic (EFE).- La primera ministra británica, Theresa May, afirmó hoy que a la Unión Europea (UE) no le gustaría que el Reino Unido permanezca en la salvaguarda pensada para Irlanda del Norte "más tiempo del que sea necesario" después del "brexit".

En la sesión semanal de preguntas a la jefa del Gobierno en la Cámara de los Comunes, May admitió las inquietudes que genera esa salvaguarda, conocida como "backstop", alcanzada entre Londres y Bruselas para evitar una frontera física entre las dos Irlandas.

El abogado general del Estado, Geoffrey Cox, divulgó hoy el análisis legal completo sobre el acuerdo del "brexit", y que muestra que la garantía sobre la frontera irlandesa puede ser "indefinida", algo que preocupa a numerosos diputados conservadores y de la oposición.

Esa salvaguarda prevé que el Reino Unido permanezca en la unión aduanera de la UE y que Irlanda del Norte también esté alineada con ciertas normas del mercado único, salvo que Londres y Bruselas presenten una solución alternativa para la frontera o hasta que establezcan una nueva relación comercial.

May reconoció que hay "preocupaciones" sobre esa salvaguardia, y admitió que "no es atractivo para la Unión Europea tener al Reino Unido en un 'backstop' por varias razones".

La líder conservadora se vio forzada la víspera a publicar el asesoramiento legal al prosperar una enmienda que acusó al Gobierno de desacato al Parlamento por ocultar ese análisis.

Según la primera ministra, uno de los motivos por los que la UE no quiere la permanencia indefinida de la salvaguarda es porque el Reino Unido no tendría obligaciones financieras con el bloque europeo y porque el país no aceptará el libre movimiento de personas.

"Estos asuntos implican que la UE no ve atractivo el tener al Reino Unido (en 'backstop'). Creen que es un lugar atractivo para el Reino Unido y no van a querer que estemos más tiempo del que sea necesario", explicó.

El análisis legal precisa que esa garantía puede "perdurar de manera indefinida", por lo que el Reino Unido no podría "salir legalmente" de ella sin un posterior acuerdo y esto podría llevar a un "estancamiento", señala el letrado del Estado británico.

Algunos diputados de la oposición y también del Partido Conservador creen que con esta observación hay un riesgo legal de que el país quede atrapado en prolongadas y repetidas rondas de negociaciones con la UE durante las conversaciones entre Londres y Bruselas sobre la futura relación comercial y de seguridad.

Esas negociaciones empezarían -siempre que se apruebe el acuerdo del 'brexit"- tras la salida del Reino Unido del bloque comunitario, el 29 de marzo de 2019, y hasta finales de 2020.

Los Comunes debaten esta semana el acuerdo del "brexit" y la declaración política que le acompaña, antes de que la cámara baja celebre la importante votación el día 11.

Varios diputados conservadores euroescépticos y los partidos de la oposición ya han adelantado que votarán en contra del documento, sobre el que ha hecho una intensa campaña la primera ministra para conseguir que sea respaldado.