La UE propone al Reino Unido medidas para facilitar los controles aduaneros con Irlanda del Norte

·3 min de lectura

La Comisión Europea ofreció un paquete de medidas para facilitar los controles aduaneros entre el Reino Unido e Irlanda del Norte. Los británicos dicen que analizarán las propuestas. La tensión entre el bloque de los 27 y el Reino Unido se remonta al 2016 cuando se firmó el acuerdo del Brexit.

Este miércoles 13 de octubre, un equipo de negociadores de la Comisión Europea ofreció un paquete de medidas para facilitar los controles aduaneros entre el Reino Unido e Irlanda del Norte. Además, se comprometió en garantizar que el flujo de medicamentos no se vea afectado. Esto, para prevenir un nuevo enfrentamiento entre la UE y el país británico.

Maros Sefcovic, el vicepresidente de la Comisión Europea para Relaciones Interinstitucionales aseguró que con esta propuesta "esperamos colaborar seria e intensamente con el Gobierno del Reino Unido, en interés de todas las comunidades de Irlanda del Norte". Y agregó que “lo que está en juego es preservar la paz y la estabilidad en la isla de Irlanda, que está dividida entre la República de Irlanda, miembro de la UE, e Irlanda del Norte, región del Reino Unido”.

El paquete implica reducir a la mitad el papeleo aduanero, así como también reducir el 80% de los controles sanitarios y fitosanitarios a los bienes que se trasladan del Reino Unido a Irlanda del Norte. De esta manera, se evitaría el regreso de una frontera comercial entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte.

Sefcovic declaró que “estas soluciones crearían una vía rápida para el movimiento de mercancías desde el Reino Unido a Irlanda del Norte”. Sin embargo, aseguró que “se mantendría una supervisión y aplicación sólida para proteger a la UE de las amenazas a la salud y la seguridad”.

Estas propuestas también podrían aliviar la llamada "guerra de las salchichas". Las autoridades del Reino Unido acusaron a la UE de normas puristas de seguridad alimentaria que prohibirían el comercio de las carnes refrigeradas de Irlanda del Norte.

En contraparte, la UE solicita “un intercambio adecuado de datos en vivo, un control reforzado de las cadenas de suministro y el etiquetado para garantizar que los productos británicos no ingresen al mercado único de la UE por la puerta trasera de Irlanda del Norte”.

Finalmente, el vicepresidente de la Comisión Europea dijo que “he escuchado y comprometido con las partes interesadas de Irlanda del Norte. Las propuestas de hoy son nuestra auténtica respuesta a sus preocupaciones”. Y agregó que "tienen el potencial de generar una diferencia real y tangible sobre el terreno".

Reino Unido analiza las propuestas

Por su parte, el ministro del Brexit, David Frost, dijo que “analizaría las propuestas de la UE de manera constructiva”. Esto, a pesar de que ayer había dicho que la política actual sobre Irlanda del Norte debería romperse.

Para Frost, "deben realizarse cambios significativos que aborden las cuestiones fundamentales en el corazón del protocolo, incluida la gobernanza, si queremos llegar a un acuerdo duradero que cuente con el apoyo de Irlanda del Norte".

Con estas declaraciones, reitera la solicitud de Londres a la UE sobre una reescritura completa del protocolo. Algo que la UE rechaza. En efecto, Reino Unido ha amenazado en alguna ocasión acudir al artículo 16 del protocolo, que permite que cualquiera de las partes rescinda del contrato comercial si no están de acuerdo con él.

Por su parte, el Partido Unionista Democrático, el partido probritánico más grande de Irlanda del Norte, dijo que “las propuestas de la UE eran un punto de partida, pero no alcanzaron los cambios fundamentales necesarios”.

Mientras que el Grupo de Trabajo del Brexit Empresarial de Irlanda del Norte le dio la bienvenida a la propuesta. En un comunicado dijo que "damos la bienvenida a las señales de movimiento de ambas partes, que siempre hemos dicho que serían necesarias si íbamos a encontrar una solución duradera".

El diseño del protocolo creó fricción cuando el Reino Unido anunció sus intenciones de separarse de la Unión Europea en 2016. El Brexit repercutió en la implementación de una frontera comercial de facto dentro del Reino Unido. Esto, para prevenir que ingresen mercancías a la UE por la puerta trasera.

Con EFE, AFP y Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente