UE y Bolivia llaman a superar crisis diplomática con México y España

Por José Arturo CÁRDENAS
1 / 4
Vehículos policiales se observan en la entrada del condominio La Rinconada, donde se sitúa la embajada mexicana en La Paz, el 31 de diciembre de 2019

La Unión Europea (UE) y Bolivia llamaron este martes a superar la crisis desatada por la visita de representantes de España a la embajada de México, donde están asilados colaboradores del expresidente Evo Morales, y que desembocó en la expulsión de diplomáticos españoles.

La delegación de la UE en La Paz llamó a bajar la tensión, tras la "inamistosa" decisión del gobierno interino de Bolivia de declarar personas "no gratas" a diplomáticos de España y que motivó de parte de Madrid igual medida.

Tras una reunión de embajadores europeos en La Paz, la UE expresó "su profunda preocupación por la escalada de tensión diplomática" y expresó "su firme deseo de que esta situación se supere con celeridad".

Bolivia expulsó el lunes a la encargada de negocios, Cristina Borreguero, al cónsul, Álvaro Fernández, y a un grupo de personal de seguridad que, según La Paz, habría llegado al lugar "encapuchado y presumiblemente armado".

El ministro boliviano de Gobierno (Interior), Arturo Murillo, declaró que Borreguero y Fernández "han salido del país esta madrugada (del martes)", pero que tenía información que seguían en La Paz los agentes del Grupo de Operaciones Especiales que llegaron a la residencia mexicana.

La medida de expulsión también alcanzó a la embajadora de México, María Teresa Mercado, quien dejó el país este martes.

En la residencia mexicana se encuentran de nueve a diez colaboradores de Evo Morales desde que el mandatario fue forzado a dimitir el 10 de noviembre en medio de una convulsión social desatada por los resultados de las elecciones de octubre, que una auditoría de la Organización de Estados Americanos declaró fraudulentas.

En el grupo está el exministro Juan Ramón Quintana, brazo derecho de Morales desde que llegó al poder en 2006 y sobre quien pesa orden de captura bajo el cargo "sedición y terrorismo". Todos los asilados están investigados por los mismos delitos, mientras La Paz les niega salvoconductos para salir del país.

De acuerdo con el gobierno interino de Bolivia, la visita de los españoles a la residencia mexicana tenía el fin de evacuar a Quintana. España negó rotundamente un plan para facilitar esa salida y aseguró que la visita fue "de cortesía".

Tras la expulsión de sus representantes, Madrid también echó a tres diplomáticos bolivianos, con el mismo tiempo de plazo para dejar su suelo.

- Superar el impasse -

Luego del comunicado de la UE, la cancillería boliviana respondió con otro pronunciamiento. Dijo que el país sudamericano tuvo y tiene excelentes relaciones con los naciones europeas y las desea mantener.

"Bolivia desea superar este impasse a la brevedad y mantener estrechas relaciones con el Reino de España, en el marco del tradicional respeto y la amistad que siempre las han caracterizado", dijo el comunicado.

El ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, declaró más temprano que "así como nosotros respetamos a otros países, queremos que respeten la soberanía de Bolivia".

La presidenta de derecha Áñez dijo el lunes, cuando comunicó la expulsión de los diplomáticos, que Bolivia "ya no es colonia de nadie".

En las afueras de la embajada de México, en un barrio exclusivo en el sur de La Paz, persiste la vigilancia policial que revisa los vehículos que ingresan al condominio privado, constató la AFP.

También un grupo de activistas civiles se dedican a la tarea de revisar a los automotores, pues teme que se pueda producir en algún momento la fuga de los refugiados. Han instalado carpas de lona y plástico y dicen que van a permanecer en el lugar las 24 horas.

- Mercado llega a México -

Mercado, embajadora de México, dejó este martes Bolivia, confirmó temprano el jefe de la policía boliviana, Antonio Montero, quien dijo que "no se ha registrado ningún incidente" durante su salida, pues se temía algún conflicto con los vecinos en las afueras de la residencia.

Al llegar a su país, fue recibida por el subsecretario de la cancillería, Maximiliano Reyes, quien recabó un primer informe del incidente en La Paz.

"El Gobierno de México reitera su estrategia de defensa del derecho internacional y diálogo diplomático", dijo la cancillería en Twitter.

Las relaciones boliviano-mexicanas están deterioradas, desde que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador decidió darle asilo a Morales y a otros funcionarios de su gobierno. El expresidente de 60 años se trasladó luego a Argentina, el 12 de diciembre, donde pidió refugio.