La UE lamenta ataques en Etiopía pese a disposición de rebeldes a negociar

·2 min de lectura

Bruselas, 14 sep (EFE).- El alto representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, lamentó este miércoles los ataques con drones en los que murieron al menos diez personas en la norteña región etíope de Tigré, pese a la disposición expresada por los rebeldes de esa zona de implicarse en un proceso de paz.

El anuncio hecho por el Gobierno Regional de Tigré de estar dispuesto a acatar un cese inmediato de la violencia y comprometerse con un proceso de paz dirigido por la Unión Africana, “debería haber abierto una oportunidad para poner fin a las hostilidades, alcanzar un acuerdo negociado de alto el fuego permanente y entablar conversaciones directas”, indicó en un comunicado un portavoz de Borrell.

Lamentó que los ataques de ayer y hoy mismo con vuelos no tripulados contra Mekele, capital de Tigré -en guerra con el Gobierno etíope desde 2020-, “pongan en peligro, una vez más, la frágil esperanza de paz en Etiopía”.

Según el portavoz, el bloqueo de la ayuda humanitaria desde la reanudación de los combates se suma al ya “enorme, grave y costoso precio que paga la vida civil, la economía y el desarrollo del país”.

Y subrayó que el papel de Eritrea, a la que el FPLT acusa de colaborar con las Fuerzas Armadas federales etíopes, “sigue impidiendo los esfuerzos en curso hacia la paz en Etiopía”.

“Las conversaciones de paz son la única manera de avanzar. No hay que perder tiempo para que el nuevo año etíope sea pacífico”, recalcó.

En ese contexto, aseguró que la UE “anima a las dos partes en conflicto a que aprovechen inmediatamente esta oportunidad para poner fin a las hostilidades y alcanzar un acuerdo negociado de alto el fuego permanente”.

“La UE también reitera su apoyo al proceso dirigido por la Unión A y su disposición a participar activamente en él, en coordinación con los socios internacionales”, concluyó.

El pasado día 11, los rebeldes de Tigré se declararon "preparados para participar en un proceso de paz bajo los auspicios de la Unión Africana”, según dieron.

En un comunicado, el Frente Popular de Liberación de Tigré (FPLT), partido que gobernaba la región antes del conflicto armado, se declaró también "listo para cumplir un cese de las hostilidades mutuamente acordado para crear una atmósfera conductiva".

La guerra empezó el 4 de noviembre de 2020, cuando primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, ordenó una ofensiva contra el FPLT en respuesta a un ataque a una base militar federal, y tras una escalada de tensiones políticas.

Miles de personas han muerto y unos dos millones han tenido que abandonar sus hogares debido a la violencia.

(c) Agencia EFE