La UE denuncia la falta de avance contra la alta discriminación de los LGBTI


Viena, 14 may (EFE).- Una de cada diez personas LGBTI ha sido víctima de un ataque físico por su orientación sexual en los últimos cinco años en la Unión Europea (UE). El 60 % evita darle la mano a su pareja por la calle para evitar problemas. Y casi la mitad ha sufrido insultos o amenazas durante su paso por el colegio.

El nivel de violencia y discriminación que sufren millones de lesbianas, gais, bisexuales, transexuales e intersexuales en los 27 países de la UE, más el Reino Unido, Macedonia y Serbia, apenas ha mejorado en los últimos años, según una encuesta que publica hoy la Agencia de Derechos Fundamentales (FRA) de la UE.

Casi 144.000 personas han hablado sobre el odio y la discriminación que sufren, en el mayor estudio de este tipo realizado nunca, y cuyo título deja claro el desafío: "Un largo camino por recorrer para la igualdad de las personas LGBTI".

Al comparar este estudio con uno de menor tamaño realizado en 2012, que no incluyó a personas intersexuales ni menores de 18 años, la FRA concluye que ha habido "poco progreso, si es que alguno" y que en algunas áreas la situación incluso ha empeorado.

VIVIR CON MIEDO

"El resultado más alarmante es el del acoso, el miedo, la falta de seguridad", denuncia a Efe Miltos Pavlou, uno de los responsables del informe, al recordar que un 38 % de los encuestados dice haber sido víctima de acoso en el último año por el hecho de ser LGBTI.

"Eso es inaceptable. La gente no se merece vivir así", indica.

El informe recoge testimonios reales de gente que recuerda que su paso por el instituto fue "un infierno", o que reclama el derecho de pasear de la mano con la persona a la que ama, o que tiene que escuchar comentarios homófobos cada día en el trabajo.

Entre los encuestados, un 40 % cree que la intolerancia y los prejuicios hacia la comunidad LGBTI ha bajado en el país donde vive en los últimos cincos años, frente al 36 % que dice ha subido y el 24 % que dice que no ha habido cambios.

TRANS E INTERSEXUALES SUFREN MÁS

La encuesta muestra cómo la situación varía enormemente no sólo entre los distintos países de la UE, sino también entre los diferentes grupos que conforman la comunidad LGBTI.

Mientras que el 21 % de las lesbianas y el 19 % de los gais se siente discriminado en el trabajo, ese porcentaje sube al 32 y 36 en el caso de intersexuales y transexuales, respectivamente.

El informe dedica un capítulo a las personas intersexuales, sobre las que dice "sufren más discriminación que ningún otro grupo LGBTI", y advierte de que tienen el doble de probabilidades de sufrir ataques físicos o sexuales que la media.

"Hay una ignorancia total en la sociedad, por eso las personas intersexuales sufren aún más", explica Pavlou.

PEOR EN EUROPA DEL ESTE

Aunque en líneas generales los niveles de discriminación son más elevados en Europa del Este, hay países de la región, como República Checa, donde la situación es mejor que la media europea, y otros occidentales, como Francia o Alemania, donde en algunos aspectos la situación es peor.

"No estamos señalando a los países con el dedo, porque estamos para ayudarlos a que vean cómo puede mejorar su situación en beneficio de todos los ciudadanos", indica al respecto Pavlou.

El experto de la FRA ve una clara "ventana de cambio" entre la gente joven y una mejora gradual en cómo se trata el tema en la escuela, aunque la situación dista de ser buena.

El 84 % de los mayores de 40 años dice que en su época en el colegio nunca se trató el tema LGBTI, mientras que el 53 % de quienes tienen ahora entre 15 y 17, afirman que el asunto se ha tematizado, mayoritariamente de forma positiva o equilibrada.

MÁS APOYO A LOS JÓVENES

También ha mejorado el apoyo que reciben: casi la mitad de las personas LGBTI entre 15 y 17 años afirma que han recibido, siempre o a menudo, apoyo de al menos una persona en el colegio. Un porcentaje que baja al 6 % para los mayores de 40 años.

Pero ante esos datos esperanzadores, la realidad del acoso sigue siendo brutal: Aún hoy, el 43 % de los escolares LGBTI afirma haber sido "ridiculizado, molestado, insultado o amenazado", un mínimo avance frente al 47 % entre los que tienen entre 40 y 54 años.

LEY, EDUCACIÓN, VISIBILIDAD

Respecto a los factores que impulsan la mejora, la FRA explica que la aprobación y aplicación correcta de leyes, el debate público sobre los derechos de las minorías y el apoyo de personas conocidas contribuyen a reducir la discriminación.

Así, el 71 % de los encuestados afirma que la visibilidad y la participación de las personas LGBTI en la vida cotidiana es el principal impulso a la reducción de la intolerancia.

Por contra, la mayoría cree que el discurso negativo de los políticos hacia la comunidad LGBTI es la principal razón del aumento de los prejuicios.

LOS GOBIERNOS NO PROTEGEN

En ese sentido, sólo el 27 % de los LGBTI en Europa siente que sus Gobiernos responde adecuadamente a sus necesidades de seguridad, un porcentaje que se hunde al 3 % en Polonia, y al 6 en Hungría e Italia, pero llega al 81 % y 69 % en Malta y Luxemburgo.

Un dato significativo es que sólo el 10 % de las víctimas de delitos de odio acaba denunciándolo, principalmente porque piensa que no servirá de nada.

"Es un gran desafío para la UE, porque la UE debería ser capaz de garantizar que la gente pueda vivir sus vidas", resume Pavlou al hablar de la necesidad de acción, y apunta especialmente a la responsabilidad de dar a los niños y jóvenes "la vida que se merecen". Antonio Sánchez Solís

(c) Agencia EFE