UE le baja los decibeles a la crisis en cumbre dominada por cuestión presupuestaria

Aldo GAMBOA y Julien GIRAULT
·4 min de lectura
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, gesticula durante su intervención ante líderes de la Unión Europea durante la cumbre por videoconferencia, desde Bruselas, el 19 de noviembre de 2020

UE le baja los decibeles a la crisis en cumbre dominada por cuestión presupuestaria

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, gesticula durante su intervención ante líderes de la Unión Europea durante la cumbre por videoconferencia, desde Bruselas, el 19 de noviembre de 2020

Los líderes de la UE optaron este jueves por evitar una escalada de la crisis política con Hungría y Polonia, durante una cumbre telemática dominada por el veto de esos dos países a la aprobación del presupuesto plurianual y el ambicioso plan de recuperación pospandemia.

En una reunión rodeada de una expectativa electrizante ante la gravedad de la situación, los dirigentes evitaron un agravamiento de la crisis y se limitaron a exponer la necesidad de aprobar los dos paquetes, en particular el de estímulo económico.

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, dijo en una conferencia de prensa posterior a la reunión que la "gran mayoría" de los países apoyan la aprobación de los dos paquetes pero apuntó que algunos gobiernos "indicaron que no están en condiciones de apoyar a la mayoría".

"Continuamos buscando una solución aceptable para todos", dijo.

Por su parte, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, apuntó que "millones de ciudadanos y empresas europeas esperan una respuesa".

"En esta crisis sin precedentes, la fortaleza de nuestra unión siempre ha sido superar las situaciones difíciles al incluir a todos. Por eso, seguimos trabajando para hallar un acuerdo muy pronto", apuntó Von der Leyen.

- Discusiones "bajo control" -

Así, los líderes evitaron por ahora el estallido de una crisis generalizada y dejarán que los equipos de nivel inferior busquen un camino al entendimiento.

De acuerdo con un funcionario de la UE, Michel contactó a todas las delegaciones antes de la conferencia para garantizar que las discusiones se mantengan "bajo control".

A raíz de la segunda ola de coronavirus, los jefes de Estado y de gobierno de los 27 países europeos habían decidido el 29 de octubre mantener contactos regulares para coordinar una respuesta en bloque.

Por ello, en esta videoconferencia discutieron la situación con las vacunas contra el covid-19, la adopción de exámenes rápidos y el rastreo de casos positivos en los países del bloque.

En este sentido, Von der Leyen anunció que la UE podría autorizar este año dos vacunas contra el covid-19, si los datos de las pruebas realizadas continúa sin problemas.

Sin embargo, la agenda de la conferencia resultó superada por la inminencia de una crisis política tras el veto de Hungría y Polonia, con el apoyo de Eslovenia, a la aprobación del presupuesto para el período 2021-2027 y el paquete de apoyo a la recuperación económica posterior a la pandemia.

El nudo de la profunda división está en la necesidad de que los países interesados en tener acceso a los recursos de la UE exhiban estándares de calidad democrática y de respeto del Estado de derecho.

El presupuesto de la UE para el período 2021-2027 asciende a más de un billón de euros, y el programa asociado de recuperación económica es de 750.000 millones de euros. En total, un monto equivalente a unos dos billones de dólares.

- Canales adecuados -

Un diplomático europeo dijo a la AFP que la decisión de no confrontar abiertamente a Hungría y Polonia por la gravedad de su veto obedeció a la modalidad de la discusión.

De acuerdo con esta fuente, no había "nada a discutir a este nivel político, es demasiado prematuro. Dejemos que avancen las discusiones a un nivel inferior".

La jefa del gobierno alemán, Angela Merkel, abrió los trabajos con un breve panorama de la situación en que destacó la importancia de negociar un acuerdo.

Seguidamente hablaron los primeros ministros Viktor Orban (Hungría), Mateusz Morawieck (Polonia) y Janez Jansa (Eslovenia), que presentaron sus argumentos.

Posteriormente, Merkel dijo a periodistas que no quería "especular" sobre la solución a la crisis con Hungría y Polonia. "Pero queremos trabajar, intentar las opciones posibles. Pero estamos aún en el inicio, y no quiero dar ahora más detalles".

La funcionaria alemana admitió que se trata de "un problema muy serio, que tenemos que resolver".

Este resquebrajamiento de los consensos en la UE ocurre precisamente en momentos en que los máximos dirigentes europeos buscaban transmitir un mensaje de unidad en la lucha contra la pandemia de coronavirus y la superación de su impacto económico.

La pandemia ha provocado la muerte de más de 1,3 millones de personas en todo el mundo y más de un cuarto de millón en Europa, de acuerdo con un recuento de la AFP.

ahg/eg